5 premios que debería haber ganado Amy Adams

Su derrota en los Emmy 2019 lo confirma: la actriz de 'Heridas abiertas' es tan talentosa como gafe a la hora de ganar trofeos.

Por
23 de septiembre de 2019

A estas alturas, tras su derrota en los Emmy 2019, ya no sabemos qué hace falta para que Amy Adams gane por fin un premio gordo. ¿Velitas a san Pancracio? ¿Maletines llenos de billetes (pequeños y sin marcar) para los votantes de las instituciones correspondientes? ¿Sacrificios humanos al Gran Cthulhu?

Cualquier cosa es posible, pero solo una es cierta al 100%: la actriz, que concurría a los grandes premios de la TV estadounidense con Heridas abiertas, ha vuelto a sufrir un atroz ninguneo por parte del establishment audiovisual. Para demostrarlo, recordamos cinco casos en los que Amy lo tenía todo de su parte para llevarse un trofeo a casa y, pese a ello, se fue de vacío.

Globo de Oro a Mejor Actriz (comedia o musical) por Encantada (2007)

Aquel año ganó… Marion Cotillard por La vida en rosa

Aunque ahora la asociemos con papeles de alto voltaje emocional (con o sin automutilaciones), la película que puso a Amy Adams en nuestro radar fue esta deliciosa autoparodia Disney. Una película que mostraba a la actriz en el cénit de sus facultades, entrañablemente empanada al cambiar su reino mágico de animación por Central Park y batiéndose tanto con esa Susan Sarandon mala malísima como con un príncipe (James Marsden) que si nace media hora más tarde, nace Goofy. 

En esta casa defendemos que la comedia es la auténtica prueba de fuego para las capacidades de un intérprete, así que lo tenemos claro: el papel de Amy en esta joyita de culto se merecía mil veces más victorias que el de Marion Cotillard en un biopic meritorio (si bien rutinario), pero no solo no le dio un Globo de Oro, sino que tampoco aspiró al Oscar. Y, si nos echáis en cara que pensemos así, responderemos cantando Non, je ne regrette rien. 

Oscar a Mejor Actriz Principal por La duda (2008)

Aquel año ganó… Penélope Cruz por Vicky Cristina Barcelona

Apostamos a que Meryl Streep bostezó al enterarse de que la habían nominado por esta película: “Venga, otra más”, pensaría la diva antes de concentrarse en el crucigrama del New York Times. En cambio, para Amy debió suponer una conmoción: su segunda candidatura como actriz de reparto (la primera fue en 2005 por Junebug) significaba que la Academia se la tomaba en serio. Y quién sabe, hasta podía suponer su primera victoria…

Pero el tiempo no estaba para rogativas, y pese a aguantar como una titana junto a la gran Meryl (y a Philip Seymour Hoffman, y a Viola Davis), la joven Adams volvió a casa de vacío, con el premio en manos de ‘Pe’ gracias a uno de los trabajos más sinfustones y alimenticios de Woody Allen. No nos extrañaría que, aquella noche aciaga, sintiera deseos de colgar los hábitos.

Oscar a Mejor Actriz de Reparto por The Master (2012)

Aquel año ganó… Anne Hathaway por Los miserables

Pues sí: ese primer plano de Hathaway cantando sus penas y llorando a mares nos sedujo a todos. Y sedujo también a los académicos. Pero comparemos méritos: la película de Tom Hopper se apoyaba en logros técnicos que tampoco fueron para tanto y en la popularidad del celebérrimo musical. The Master, en cambio, tenía a su favor todo lo demás… y no se llevó ni un maldito Oscar.

Es probable que la ausencia de premios de The Master se debiera a la voluntad de la Academia de castigar a Harvey Weinstein tras muchos años de mangoneos (y a unos años vista de la caída del magnate). Pero eso no excusa que su brillantísimo palmarés se fuese de vacío aquella noche, especialmente una Adams que aguantaba el tipo frente a un Joaquin Phoenix on fire y, de nuevo, Seymour Hoffman. ¿Nos ponemos conspiranoicos y pensamos en Tom Cruise y la Cienciología como responsables del ninguneo?

Globo de Oro a Mejor Actriz Principal por La llegada (2016)

Aquel año ganó… Isabelle Huppert por Elle

Esto sí que nos duele decirlo, porque no seremos nosotros quienes nos opongamos a una victoria de la Huppert, y menos aún por un filme de Paul Verhoeven. Sobre todo porque, si decimos algo feo de esos dos, seguramente no lleguemos vivos a mañana. Algo que no es óbice para señalar lo brillante que estaba Adams en este filme.

La cinta de Denis Villeneuve tiene sus admiradores y sus detractores, pero en ella Adams cargó casi en solitario con el peso de un argumento muy espeso y muy abstracto que combinaba una trama de ciencia-ficción dura (lingüística alienígena y paradojas temporales: ¿alguien da más?) con un peso emocional avasallador. Lo cual demostró que de nada sirven las conversaciones con cefalópodos del espacio exterior si los premios se te resisten: por este papelón, la actriz ni siquiera fue nominada al Oscar. Y en los Oscar Huppert no competía.

Globo de Oro a Mejor Actriz de Serie Dramática por Heridas abiertas (2018)

Aquel año ganó… Patricia Arquette por Fuga en Dannemora

La derrota de Adams en los Emmy 2019 ha puesto el último clavo en un ataúd que, lo que es a nosotros, nos pesa como el plomo. Como meternos con Michelle Williams nos da cosita, máxime contando con su tremendo papelón en Fosse/Verdon, recordamos que la actriz concurrió a la última edición de los Globos con dos nominaciones: una por TV (esta) y otra cinematográfica por El vicio del poder.

Con semejante doble candidatura, muchos esperábamos que Amy se llevara una de las dos estatuillas. Pero que si quieres arroz, Catalina: ni las automutilaciones, ni su duelo con Patricia Clarkson (que sí ganó como secundaria) ni sus gestos de horror al desvelar las podredumbres de este pueblecito sureño sirvieron para que nuestra chica triunfase por fin. A este paso, va a tener que matar a alguien si quiere ganar un premio…

Disponible en Vodafone TV

[San Sebastián 2019] ‘El fiscal, la presidenta y el espía’: el caso más misterioso del Villarejo argentino

La serie de no ficción de Justin Webster ('Muerte en León') confirma que las propuestas más interesantes del certamen están en secciones paralelas

Amy Adams integral

De aspirante a bailarina a eterna nominada al Oscar: Reivindicamos la carrera de una de las mejores actrices de su generación.

Por qué ‘El vicio del poder’ no debería ganar el Oscar

Pelucones, insistentes flashbacks y un tono raro. Puede que nuestras razones para arrebatarle las ocho estatuillas a las que está nominado no le hagan mucha gracia a Adam McKay

Amy Adams: “Creo que estoy fuera del Universo DC”

En una conversación con Nicole Kidman para un programa de Variety, Amy Adams confirma que el Universo DC está reinventándose