20 estrellas de Hollywood que se merecen tu respeto

Papeles alimenticios, 'blockbusters' de encargo, concesiones a la galería... Esas son justo las cosas a las que estos veinte intérpretes no ceden nunca (o casi nunca). Bien por ellos.

Por
30 de agosto de 2010

Viggo Mortensen

viggo_mortensen_2909575b

Lo tiene todo: un cuerpazo de escándalo, ojos que parecen decir “oye, nena, soy sensible y sé hacer chapuzas en casa” y doble dosis de talento. ¿Los ha aprovechado para convertirse en un galán de Hollywood? Pues no: desde el éxito de El Señor de los anillos, Viggo se ha lanzado a protagonizar películas indies de culto, convirtiéndose en el actor fetiche del perturbado David Cronenberg (Promesas del Este y, próximamente, A Dangerous Method) y permitiéndose un solo producto comercial (Océanos de fuego: Hidalgo) motivado, entre todas las razones del mundo, por su amor a los caballos. Y además, habla español y escribe poesía. ¿No son razones suficientes para adorarle?

Kate Winslet

kate_winslet

Dice que Titanic le importa sólo porque fue “la película que me permitió escoger mis papeles”. Y la actriz británica ha hecho buen uso de ese poder, a fe nuestra: cuando todos esperábamos verla convertirse en la ‘Novia de Hollywood’, nos ha dejado turulatos con papeles tan duros e intensos como los de Juegos secretos El lector. Si buscas a una actriz más interesada en actuar que en quedar bien ante la cámara, Kate es tu chica.

Bill Murray

best-bill-murray-movies

A diferencia de sus colegas en la Meca del Cine, Bill Murray no tiene un agente. Tiene un contestador automático: tú le llamas, y él decide si tu proyecto le interesa o no. Ahor bien, si no eres Jim Jarmusch (Flores rotas, Coffee and Cigarettes, Los límites del control) Wes Anderson (Life Aquatic, Fantástico Sr. Fox) mejor que te ahorres el dinero de la llamada, porque el hombre de Los cazafantasmas ha llegado a un punto en su carrera en el que actuar en filmes de prestigio (o darse una palmadita en la espalda a sí mismo, como en Bienvenidos a Zombieland) es una prioridad.

Julianne Moore

66ème Festival de Venise (Mostra)

En El fugitivo, consiguió robarle protagonismo a Harrison Ford con sólo una escena. Spielberg la fichó para Parque Jurásico II sin necesidad de hacerle una prueba de casting. Y, desde Boogie Nights (la película de Paul Thomas Anderson que la convirtió en estrella del porno), la Moore se ha especializado en papeles intensos sin concesiones a la galería: véanse sus trabajos en Lejos del cielo y la inminente The Kids Are Alright (Mejor Película en laBerlinale 2010) para comprobarlo.

Joseph Gordon-Levitt

Joseph-Gordon-Levitt

29 años. Esa es la edad del secuaz de Leo DiCaprio en Origen, del enamorado obsesivo de(500) días juntos, de… Lo pillas, ¿no? Consumado ladrón de escenas, Joseph Gordon Levitttransmite la misma grandeza inminente del Al Pacino primerizo de Pánico en Needle Park, del Robert Downey Jr. de Golpe al sueño americano y de otros titanes a quienes sólo hizo falta un papel protagonista para instalarse por siempre en el estrellato. ¿Algún director se anima?

Michelle Williams

michelle-williams_2627642b

En 2008, esta estadounidense de 28 años rodó Wendy y Lucy, una película sobre una chica que busca a su perro. La cual resultó, por cierto, un clásico de culto a la altura de Harold y Maude y otros filmes aparentemente triviales que enamoran al público. Williams ya había encarado dos desafíos interpretativos de altura: convertirse en la esposa traicionada de Heath Ledger en Brokeback Mountain, y cortejar warholianamente a la travestida Kate Blanchett de I’m Not There. Además, se ha resistido a los cantos de sirena de Marvel, que la pretendía para el reparto de The Avengers. No es por nada, pero creemos que el interés de esta chica por los blockbusters tiende a cero…

Ricky Gervais

rickygervais

Eres uno de los cómicos más graciosos del mundo. La prueba es que has conseguido convertir las miserias de un grupo de currantes (The Office) en la primera serie británica en ganar un Globo de Oro a la mejor comedia. Y, de repente, la cancelas. Vuelves a dar el campanazo con Extras, una serie en la que Madonna Brad Pitt matarían por aparecer. La cancelas. ¿Cuáles son tus verdaderos intereses? Pues, si eres como Ricky Gervais, hacer películas agridulces sobre la condición humana, como Increíble pero falso ¡Me ha caído el muerto!

Meryl Streep

Meryl

¿Necesitas a alguien para el papel de cocinera chiflada? La llamas a ella. ¿Para encarnar a una jefa fashionista y diabólica? También a ella. ¿Que quieres llevar a la pantalla un musical con canciones de Abba? Meryl Streep es tu opción: la única actriz de la historia para la que dos Oscar parecen poca recompensa. Más allá de su fulminante carrera (La decisión de Sophiesería una película olvidable… si no fuese por su interpretación) y de lo que nos parezcan Julie y Julia, El diablo viste de Prada Mamma Mia!, la única dificultad que se presenta ahora para esta maestra de actrices es que estamos tan acostumbrados a verla bordar cualquier rol que corremos el riesgo de exigirle demasiado…

Jeff Bridges

Jeff-Bridges-006

Cualquiera diría que convertirse en estrella de cine no era su intención. Pero es la pura verdad: Jeff Bridges probó suerte en la interpretación porque todo el mundo en su familia (en especial, su hermano Beau) estaba en el negocio. Desde entonces no ha dado Tron, El rey pescador, Tucker: Un hombre y su sueño y otras películas que, mejores o peores, quedan redimidas automáticamente por su simpatía, su presencia y su capacidad para meterse en cualquier papel. Y, por supuesto, El Gran Lebowski, un filme al cual debemos un sencillo razonamiento: “¿Qué sale ‘El Nota’? Entonces tiene que molar”.

Ellen Page

ellen-page-8290-1-the-future-of-cinematic-batman

Ser una de los pocos aspectos positivos de un desastre como X-Men 3 es razón de más para figurar en esta lista. Pero es que además, a sus 23 tacos, Ellen Page nos ha dado miedo (Hard Candy), nos ha hecho vacilar entre el amor y el odio (Juno) y se ha paseado por panoramas de ciencia-ficción (Origen) con un moño que nos hace dudar sobre si queremos a su peluquero en un podio o en el patíbulo. Piensa en ello: todos los papeles por los que ahora recordamos a Page han llegado a la pantalla en un lapso de cinco años. ¿Alguien dijo “carrera meteórica”?

Daniel Day-Lewis

Daniel-Day-Lewis

Nueve películas en veintidós años. La última de las cuales, para mayor cachondeo, es Nine. Y todo ello porque, en una época en la que los actores preparaban sus escenas de acción bronceándose y limándose las uñas, el londinense se pasó nueve meses (sí, nueve) haciendo pistas americanas y poniéndose cachas para estar a la altura de El último mohicano Michael Mann. Daniel Day-Lewis pudo haber sido el sustituto perfecto de Robert De Niro(que se lo digan a Martin Scorsese), pero eligió ocultarse del ojo público, resurgiendo sólo en momentos más (Pozos de ambición) o menos afortunados, pero siempre especiales. ¿Le veremos como Moriarty en Sherlock Holmes 2?

Crispin Glover

crispin_glover

¿Cuál es el único pecado que el stablishment de Hollywood no le perdona nunca a un actor? Ser insociable. Y Crispin Glover lo es, y mucho: por eso demandó a los responsables de Regreso al futuro cuando le eliminaron de la saga (ganó el juicio), y por eso es el intérprete idóneo al que recurrir cuando tienes un personaje raro (pero raro, raro, raro) entre manos: ya se trate de Andy Warhol (The Doors), un fetichista de las ratas (Willard) o un inquietante botones manco (Jacuzzi al pasado),  sabes que Glover lo bordará, rematándolo con una de esas miradas suyas que añaden doble dosis de mal rollo a cualquier línea de guión.

Edward Norton

edward_norton1

Nunca hemos jugado al póker con Edward Norton, pero sospechamos que se le da mucho mejor de lo que aparentaba en Rounders. Que nunca farolea y que le gustan las apuestas fuertes… Y que tiene muy mal perder, también. Porque el hombre que le robaba los planos a Brad Pitt en El club de la lucha es de los que nunca dejan un papel a medias, sea éste el de un skinhead (American History X) o el de un monstruo verde con el sello Marvel. A veces, este exceso de ambición le juega malas pasadas (véanse sus recientes avatares con el personaje de Hulk). Y otras… Bueno, ahí está su filmografía.

Adrien Brody

Brody

En CINEMANÍA, Predators no nos ha entusiasmado. Pero eso no nos impide decir que la ex pareja de Elsa Pataky merece sólidas alabanzas: tras su Oscar al Mejor Actor Principal en El pianista, Adrien Brody podía haber invertido su fama en un sinnúmero de biopics y filmes de época, pero sin embargo, ahí le tenemos apadrinando a un engendro biológico (Splice) y luchando contra cazadores de cabezas alienígenas. ¿Por qué? Pues porque le gusta el género fantástico. Por favor, un aplauso para él.

Leonardo DiCaprio

dicaprio

Actualmente, Leo DiCaprio tiene 22 proyectos en marcha. Y no es que necesite consolidar su presencia en las carteleras (todo lo contrario: desde Titanic, al igual que a Kate Winslet, sabe que siempre le lloverán las ofertas) sino que, sencillamente, le gustan los desafíos. A grandes rasgos, su carrera es como el guión de Revolutionary Road: empezó recorriendo caminos trillados (“¡Bah, otro ídolo para nenas!”), prosiguió sorprendiéndonos (“¿Qué Scorsese le quiere para Gangs of New York?) y ha terminado conduciéndonos por territorios tan oscuros y paradójicos como los de Shutter Island Origen. En resumen: el Rey del Mundo.

Morgan Freeman

Morgan-Freeman-Wallpaper-HD-Dekstop

¿Cuál ha sido el nuevo proyecto del veterano afroamericano tras Invictus? Ponerle voz a un documental del Discovery Channel. Efectivamente: un actor con estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood está haciendo actualmente trabajos de locución, hasta la próxima vez que Clint Eastwood o alguno de sus otros amigos se acuerde de él. ¿Por qué le incluimos en esta lista, entonces? Porque todos los actores pierden el pulso de su carrera en un momento u otro, pero pocos lo hacen con tanta clase. Incluso aunque se preste a trabajos tan discutibles como las dos entregas de Como Dios, Freeman nunca perderá su sonrisa displicente, como diciendo “Que me quiten lo bailao”

Tom Hanks

Tom-Hanks-014

Este especial está hecho con el propósito de alabar a los actores que se arriesgan, que anteponen sus carreras a sus cuentas corrientes. Entonces, ¿qué hace aquí un hombre cuya faz evoca una sensación all-american como no se veía desde James Stewart? Respondamos a esa pregunta con otra: ¿Cuántos actores se prestaban a interpretar un personaje gay (y enfermo de sida) cuando nuestro hombre rodó Philadelphia? Salvar al soldado Ryan chocó por su realismo bélico, Náufrago es un tour de force para un solo intérprete, The Wonders (su único filme como director) un homenaje al pop de los 60 hecho en una época sin público para los musicales… Repasando las películas de Tom Hanks, uno siente deseos hasta de perdonarle por El código Da Vinci.

Russell Crowe

russell

El prestigio de este voluminoso australiano tiene tres grandes enemigos: Una mente maravillosa, Gladiator El dilema. Todos sabemos que Russell Crowe lo tiene crudo para superar su interpretación en esas tres películas. Incluso apostaríamos a que él lo sabe. ¿Se ha apartado de las pantallas por eso? Todo lo contrario. Y así, aunque de vez en cuando tengamos que tragarnos un truño con su nombre en el cartel, siempre habrá un Cinderella Man, unMaster and Commander o un El tren de las 3.10 que nos recuerde la realidad: Russell es un grande.

Javier Bardem

bardem

Tenía que haber un español en esta lista, y tras repasar nuestra agenda de kamikazes todoterrenos (Oscar Jaenada y Luis Tosar figuran en ella), nos hemos decidido a recordarte lo que nunca deberíamos olvidar: tras su éxito primerizo con Jamón, jamón, el actual esposo dePenélope Cruz podría haber optado por lucir cuerpazo en ‘comedias madrileñas’, dramas sociales sin fuste y otras españoladas. En cambio, optó por trabajos de riesgo como Boca a boca (un híbrido de comedia y thriller irregular, pero valiente), por mantenerse fiel a su descubridor Bigas Luna (Huevos de oro) y por forzar sus registros al límite en una sucesión de retos que va de Éxtasis Mar adentro. Después llegaron Hollywood, los Hermanos Coen, No es país para viejos, el Oscar…Y su integridad aún no ha cedido un solo palmo. Lo dicho: respeto.  

James Franco

james-franco

Seguramente no es el mejor actor de esta lista, pero le da igual. Con ese aire a lo James Dean que las enamora a todas (y a todos: véase al Sean Penn de Mi nombre es Harvey Milk),James Franco podría haberse abierto camino en Hollywood sólo gracias a su buena pinta y a su sonrisa… Si no fuese porque, al parecer, le interesa más conseguir buenos papeles. A falta de ver su incursión simiesca en El origen del planeta de los simios, podemos concluir que le interesa más convertirse en Dustin Hoffman que en Ashton Kutcher (o similar).

Sí, Ernie Hudson también va a estar en la nueva ‘Cazafantasmas’

El intérprete de Winston Zeddemore se une a los ya confirmados Dan Aykroyd y Sigourney Weaver, y el reparto original ya está de vuelta casi en su totalidad.

Nicolas Cage lo peta con su foto en Kazajistán

El sobrino de Coppola acude a un festival de cine en la patria de Borat, y se hace una foto con el traje nacional. El resto es historia de los memes

Vídeo del día: Ya es Navidad para Wes Anderson

El director de 'Moonrise Kingdom' y 'El gran hotel Budapest' se alía con Adrien Brody en un anuncio de H&M que te insufla el espíritu navideño a todo tren.

10 cosas que puedes hacer al recibir un premio de cine

¿Cansado del "doy las gracias a la Academia"? Estas estrellas se saltaron todas las rutinas al recoger sus trofeos.