15 cosas que (probablemente) no sabías de ‘Desafío total’

Celebramos el 23 aniversario de la aventura marciana de Schwarzenegger, Sharon Stone y Paul Verhoeven: este informe te hará desear haber nacido con tres manos. Por YAGO GARCÍA

01 de junio de 2013

ETIQUETAS:

  • Tal día como hoy, hace 23 años, los aficionados a la ciencia-ficción más paradójica y a la acción más descocada aprendimos que los recuerdos nunca son de fiar. Sobre todo, si andan de por medio tecnologías primordiales, desalmadas megacorporaciones futuristas, un director tan desinhibido como Paul Verhoeven y una estrella (Arnold Schwarzenegger) que aprovecha su voz y voto en los estudios para dar vida a proyectos que saben reírse de sí mismos. En cristiano, o más bien en marciano: el 1 de junio de 1990 se estrenó en EE UU Desafío total, una de las grandes películas de la última década del siglo XX, y en CINEMANÍA lo celebramos dedicando al filme y a sus creadores este reportaje. Por no hacer sangre, omitimos las comparaciones entre la obra original y ese remake tan flojo estrenado en 2012, que a algunos nos dio ganas de decir aquello de “considera esto un divorcio”.

    El lento desarrollo de la aventura marciana

    philip_k_dick

    Alrededor de 1975, cuando vendió los derechos para el cine de su relato Podemos recordarlo por usted, Philip K. Dick aún no era el escritor de ciencia-ficción más adaptado de la historia de la pantalla, sino un autor de culto tan conocido entre el fandom por su atrevimiento artístico como por su inestable (es un decir) salud mental. Así mismo, Dan O’Bannon y Ronald Shusett, los jovenzuelos que se hicieron con esos derechos, distaban de ser los creadores en la sombra de la saga Alien. Tras llevarse un buen chasco trabajando con Alejandro Jodorowsky Ridley Scott en sus sucesivas, y fallidas, adaptaciones de Dune, O’Bannon y Shusett aparcaron el proyecto para centrarse en Star Beast, el guión que daría origen a las aventuras de Ripley. Pero en 1990, con Blade Runner ya asentada como filme de culto, las cosas habían cambiado, y era el mejor momento para entregar a los cines otro filme dickiano.

    Recuerdos implantados, historias alteradas

    recuerdos_por_mayor

    Antes de proseguir, hagamos un inciso: las similitudes entre Desafío total y el relato original de Philip K. Dick se quedan en el mecanismo de implantación de recuerdos, en su subtexto de espionaje… Y en poco más: el protagonista de Podemos recordarlo por usted se llama Douglas Quail, no Quaid, jamás abandona la Tierra durante la historia y dista mucho de ser un señor cachas. Lejos de ser una trepidante aventura de acción, la historia es una crítica muy socarrona a las frustraciones y al ansia de escapismo de la clase media. Aliñada, además, con una invasión alienígena que en las películas ni se olfatea.

    Dino no quiere a ‘Arnie’

    desafio_total_arnold

    Que el legendario productor Dino De Laurentiis siguiera queriendo meterse en el negocio de la ciencia-ficción tras financiar un batacazo como Dune (la de David Lynch) es algo que se nos escapa. Pero el caso es que, si Desafío total resucitó en 1987, fue gracias a él. De Laurentiis, quien había fichado como director a Bruce Beresford (Paseando a Miss Daisy), contaba con Richard Dreyfuss para el papel principal, y cuando Arnold Schwarzenegger mostró su interés en protagonista, se negó en redondo a admitirle en el casting: el magnate consideraba, y con razón, que el héroe de la historia era un oficinista tirillas, y que otorgándole el papel al cachas austríaco estaría traicionando al original. Cuando Dreyfuss se apeó del proyecto, otros actores considerados fueron Patrick Swayze, Matthew Broderick, Jeff Bridges y Christopher Reeve.

    David Cronenberg: purulencia marciana

    desafio_total_kuato

    Tras el éxito de La mosca, Hollywood creía haber logrado domesticar a David Cronenberg, convirtiendo al maestro del terror canadiense en un director de blockbusters. Un craso error, que se reveló en toda su crudeza cuando, tras el abandono de Bruce Beresford, el director de La zona muerta fue fichado por De Laurentiis para Desafío total. Cronenberg se tomó muy en serio la adaptación, proponiendo a Richard Dreyfuss como protagonista y escribiendo un guión que fue rechazado porque… Bueno, dejemos que nos lo cuente él mismo: “Tras un año de trabajo y doce borradores, Ron Shusett me llamó y me dijo: ‘Tío, lo estás haciendo mal, estás adaptando el relato de Dick’. Yo le pregunté si no era ese el plan, y él me contestó: ‘Ni de coña, aquí queremos hacer En busca del Arca perdida en Marte”. Por supuesto, Cronenberg se largó de la producción con cajas destempladas, aunque algunas de sus ideas permanecieron en la versión final, como el líder mutante Kuato y (apostamos nosotros) la prostituta de tres pechos.

    Schwarzenegger toma el mando

    desafio_total_arnold_sharon

    Como hemos explicado antes, ‘Arnie’ fue rechazado por Dino De Laurentiis. Pero, testarudo como siempre, el futuro ‘Governator’ no cejó hasta tener la última palabra: por razones financieras, el productor italiano abandonó Desafío total antes de comenzar el rodaje… Y entonces fue cuando Schwarzenegger persuadió a la compañía Carolco, que acababa de comprar los derechos de Terminator, para hacerse con ella por la modesta cantidad (para Hollywood) de 3,9 millones de euros (ajustados). Además del poder absoluto sobre todos los aspectos de la película, la maniobra le valió al austríaco 16 millones de euros, en concepto de salario, y un 15 por ciento de la recaudación. Hay que decir que las contribuciones de Arnold al proyecto fueron bastante positivas: no sólo sugirió que el héroe trabajase como obrero de la construcción, justificando así su volumen muscular, sino que además escogió personalmente al director, un tal Paul Verhoeven, con quien había estado a punto de trabajar en Robocop.

    Prohibido hablar de política

    dan_quayle

    Antes hemos dicho que el nombre del héroe de Desafío total era Douglas Quail, ¿verdad? Entonces, ¿por qué su apellido pasó a ser “Quaid” en el guión definitivo? La explicación es sencilla, a la par que hilarante: para evitar asociaciones indeseadas entre el personaje y Dan Quayle, vicepresidente y mano derecha del entonces presidente de EE UU George Bush. Estando Schwarzenegger a partir un piñón con el Partido Republicano, es normal que los productores no quisieran remover ese tema.

    Una enfermedad de origen (extra)terrestre

    desafio_total_arnold

    Lector, ¿has oído hablar alguna vez de la ‘Venganza de Moctezuma’? Es el apodo de una variante particularmente feroz de la diarrea del viajero que aqueja a aquellos que visitan México, y que el reparto y el equipo de Desafío total sufrieron en todo su esplendor en los Estudios Churubusco del Distrito Federal… Con dos notables excepciones: Arnold Schwarzenegger ya las había pasado canutas filmando Depredador en el país azteca, así que insistió en que su comida y su agua fueran traídas expresamente de EE UU. Ronald Shusett, por su parte, se libró del trance por ser un hipocondríaco de mucho cuidado: el aprensivo guionista controlaba al milímetro todo lo que entraba por su boca, y se inyectaba vitamina B12 diariamente. Al principio, sus compañeros se rieron de él, pero cuando sus vientres les obligaron a pasar las horas muertas sentados en el trono, cambiaron de idea.

    ‘Charito Piedra’ se pone pudorosa

    desafio_total_sharon_stone

    Uno de los activos más poderosos de Desafío total fue la presencia de una Sharon Stone casi desconocida como la (presunta) esposa del héroe. La actriz, de conocido temperamento, tuvo sus más y sus menos con Paul Verhoeven durante el rodaje, ya que el director quería mostrarla desnuda en su escena de sexo con Schwarzenegger y ella se negó en redondo. Pero la cosa se arregló con el tiempo: una Stone totalmente ciclada gracias a su preparación para el papel posó en traje de Eva para Playboy justo antes del estreno de la película, lo cual contribuyó a aumentar la expectación del público. Y, en 1992, ella y Verhoeven “ajustaron cuentas”, en palabras del cineasta holandés, con la muy tórrida Instinto básico.

    El final de la era analógica

    desafio_total

    Además de por sus otras virtudes, Desafío total ha pasado a la historia por ser una de las últimas producciones de Hollywood (o la última) en usar efectos especiales tradicionales, a base de maquetas y animatronics. Algunos ejemplos de esto son el taxista robótico, la tuneladora marciana, el legendario disfraz de señora gorda o el simbiótico Kuato. Además, la famosa escena en la que Schwarzenegger pasa por un escáner de rayos X en el metro supuso un ejemplo temprano de efectos digitales. Un año después de su estreno llegaría Terminator 2: El juicio final, considerada como la irrupción definitiva de la CGI en el mundo de los blockbusters.

    A beneficio de inventario

    desafio_total

    ¿Nunca te has preguntado qué contiene la misteriosa maleta plateada que recibe Quaid como regalo de Hauser, su otro yo? Tranquilo, aquí va un inventario completo: un carnet sindical de la Mina Pirámide de Marte a nombre de “Steve Leonetti”, varias tarjetas de identidad, un disfraz de señora gorda (con cabeza explosiva), una gran suma de dinero marciano, un dispositivo quirúrgico para extraer dispositivos localizadores, un proyector holográfico de pulsera, un ordenador portátil y una tarjeta de embarque en la que aparece el nombre de un tal “Hoffman”. Como decían en Teléfono rojo, de Kubrick, “con todo eso podrías pasar un buen fin de semana en Las Vegas”.

    Una “X” que vale por tres

    desafio_total

    La relación entre Paul Verhoeven y la MPAA (la entidad que reparte las calificaciones por edades en EE UU) nunca había sido amistosa, llegando a su cénit de mal rollo con Robocop. Así pues, cuando Verhoeven presentó Desafío total a los censores, estos no se cortaron un pelo: la película recibió la calificación X, con lo cual el holandés tuvo que recortar fotogramas y alterar algunas escenas en postproducción para quedarse con la menos lesiva “R”. 

    Podemos retitularlo por usted

    desafio_total

    Traducir la expresión inglesa Total Recall a otros idiomas es una gaita: por eso, suponemos, esta película ha sido rebautizada de formas muy imaginativas en todo el mundo. Si en España la conocemos como Desafío total y en Latinoamérica como El vengador del futuro, a otros públicos les llegó con títulos tales que Atto di forza (Italia), Voyage au centre de la memoire (Francia), O vingador do futuro (Brasil), Az Emlekmás (El recuerdo, aproximadamente) en húngaro y, en ruso, Vspomnit’ vsyo, algo así como Recordándolo todo. Esos títulos alternativos fueron heredados, en su mayoría, por el remake de 2012.

    Cifras astronómicas

    Ayudada por su falta de complejos a la hora de ofrecer acción y desparrame, Desafío total se llevó un tratamiento crítico mucho más amable que la mayoría de blockbusters: entre los críticos que hablaron en su favor se hallaron Roger Ebert, y entre sus detractores se hallaron James Bernardinelli y la teórica feminista Susan Faludi. Ahora bien: con buenas críticas o sin ellas, estaba claro que la película iba a ser un taquillazo. Sin sumar los beneficios del vídeo doméstico, la película ingresó 345,2 millones de euros (ajustados). Contando con la opción de Schwarzenegger sobre los beneficios, estimamos que ‘Arnie’ sumó 51,7 millones de euros a su ya abultada cuenta corriente. Por contra, la versión que se estrenó el año pasado ‘sólo’ acumuló 152 millones en la taquilla internacional.

    Dándolo todo en el dvd

    desafio_total_arnold_verhoeven

    Dada la índole de la película, tampoco nos extraña tanto, pero Desafío total también puede colgarse la medalla de tener (según los fans del otro lado del charco) un audiocomentario de lo más cachondo en su edición en dvd. Sin esforzarse en ocultar sus respectivos (y sonoros) acentos, Paul Verhoeven y Arnold Schwarzenegger se pasan los 113 minutos de la película intercambiando chistes sobre la chica de tres pechos, comentando anécdotas hilarantes de rodaje y discutiendo sobre si la historia es real o [SPOILERS] la alucinación de un Quaid comatoso a causa de unos recuerdos mal implantados [/SPOILERS]. Cuando la pareja no está en ello, ‘Arnie’ salpimenta la grabación con comentarios tales como “este soy yo haciendo de albañil” o “este soy yo rompiéndole la cabeza a un tipo con una barra de hierro”. Vamos, un lujazo.

    ¿Alguien se acuerda de la secuela?

    Pues sí: aunque seguramente no te sonará de nada, Desafío total tuvo una secuela en forma de serie televisiva. Hablamos de Total Recall 2070, un producto del canal Showtime que vio la luz en 1999, y que incluso estuvo nominada a un Emmy a los Mejores Efectos Visuales. La serie, en la cual se tomaban detalles tanto del filme homónimo como de Blade Runner, se ganó alabanzas por su atrevimiento visual y su complejo guión, pero dejó de emitirse tras una única temporada de 22 episodios y su repercusión comercial fue nula. Vamos, que si no fuera por testimonios como el vídeo de arriba, nosotros sospecharíamos que se trata de un recuerdo implantado…

    “Lo cortaron porque no lo entendieron”: Jake Busey habla del homenaje eliminado a su padre en ‘Predator’

    El actor de 'Predator' carga contra la decisión del estudio de haber eliminado el guiño que conectaba su personaje con que hizo su padre en 'Depredador 2'

    La Navidad no empieza hasta que veas el especial de ‘Predator’

    La salida en vídeo doméstico de 'Predator' viene acompañada de este especial navideño hecho en stop-motion

    Vídeo del día: así eran los depredadores científicos de ‘Predator’

    Sale a luz un vídeo con algunos diseños de los famosos "Emissary Predators" que fueron eliminados en los reshoots de 'Predator'

    Los depredadores “buenos” eliminados de ‘Predator’ tendrán sus propias figuras

    Los depredadores eliminados del montaje final de 'Predator' se convierten en figuras de acción gracias al fabricante NECA