12 videojuegos imaginarios de cine

Ahora que '¡Rompe Ralph!' nos lleva al mundo de los píxeles, recordamos estos programas que nacieron en la pantalla grande. Y que, a veces, pasaron a la pequeña. Por YAGO GARCÍA

28 de diciembre de 2012

ETIQUETAS:

  • Desde que 2001: Una odisea del espacio nos mostró a los tripulantes del Discovery jugando al ajedrez con su ordenador de a bordo, la relación entre el cine y los videojuegos ha sido, cuanto menos, inestable. Y no lo decimos sólo por esos juegos horribles basados en películas, ni porque cuando el séptimo arte decide inspirarse en los píxeles le salgan cosas como Prince of Persia. También lo afirmamos porque, a veces, el cine se ve en la necesidad de inventarse sus propios juegos para usarlos como artefacto narrativo. Y, como podréis leer a continuación, esto tampoco le sale siempre bien. Ahora que ¡Rompe Ralph! nos invita a un viaje al otro lado del monitor, es la ocasión perfecta para recordar estos programas a los cuales no jugaremos nunca. O que, como es el caso de Fix It Felix Jr., se dejaron ver antes en la gran pantalla que en las consolas.

    Paranoides Espaciales

    Sistema operativo… Tron (1982)

    El juego: Por supuesto, la película de Steven Lisberger es la madre del cordero en lo que a videojuegos de cine se refiere. Y no podemos comenzar este repaso sin recordar esta batalla de tanques con gráficos poligonales en 3D, que tan bien se le daba a Jeff Bridges tanto a este lado de la pantalla como al otro. Todo ello, claro está, sin menospreciar a otros hitos del filme como las carreras de motos de luz y las luchas de discos de datos. Entre los mayores defectos de la secuela Tron Legacy se halló el que no nos ofreciera ningún equivalente moderno con el que soñar frente a nuestro ordenador. Pero, al menos, pudimos jugar online al viejo programa del 82.

    Dominación

    Sistema operativo… Nunca digas nunca jamás (1983)

    El juego: Si alguien te dice que los videojuegos son cosa de frikis sin vida social, recuerda que el mismísimo James Bond (y con el rostro de Sean Connery, además) le dio una buena paliza al villano Klaus Maria Brandauer en este sofisticadísimo matamarcianos holográfico con coartada estratégica. Pese a que cada partida conlleva una sustanciosa apuesta en metálico, y a que los controles castigan al perdedor con una descarga eléctrica, 007 aguanta el joystick como un machote. Será que no quiere quedar mal ante Kim Basinger… O que el juego engancha más que los Martinis con vodka.

    Guerra Global Termonuclear

    Sistema operativo: Juegos de guerra (1983)

    El juego: Ser un hacker adolescente en los 80 tenía estas cosas: uno empezaba a surfear por bases de datos desconocidas, empezaba una inocente partida a un juego de estrategia… Y acababa descubriendo que, gracias a su buena mano con las teclas, la III Guerra Mundial estaba a la vuelta de la esquina. El siempre entrañable Matthew Broderick lograba esta proeza mediante un modesto Commodore 64, y sin ADSL, lo cual tiene mucho más mérito, pero si siempre quisiste sentarte ante los controles del ordenador Joshua, te aconsejamos que pruebes juegos modernos como Defcon, algo más que inspirados en este filme.

    El Obispo de la Guerra

    Sistema operativo: Pesadillas (1983)

    El juego: Para los adultos estadounidenses de los 80, los videojuegos eran artefactos de perdición, más adictivos que la heroína y más malvados que HAL 9000. Al menos, eso es lo que se infiere si observamos películas como Juegos de guerra o como esta recopilación de historias de terror. En el episodio que nos ocupa, un Emilio Estévez siempre con el walkman puesto batía todos los récords en la recreativa de marras… La cual, algo rencorosa, enviaba a sus criaturas pixeladas al mundo real, para así darle un escarmiento a ese quinceañero tan vicioso. Convertir a los villanos del videojuego en imágenes CGI resultó tan caro, por cierto, que estuvo a punto de poner en bancarrota a la producción.

    The Last Starfighter

    Sistema operativo… Starfighter: La aventura comienza (1984)

    El juego: En la pantalla de cine, este videojuego resultaba la repanocha para su época: gráficos poligonales sólidos, velocidad apabullante y sonido estéreo eran algunos de los atractivos que exhibía. Por no mencionar el hecho de que alcanzar la high score te convertía en el nuevo recluta de una confederación interestelar. El caso es que Starfighter también debería haber sido un éxito en la realidad, porque la compañía Atari se planteó lanzarlo al mercado de las máquinas recreativas. Por desgracia, unos costes de producción demasiado altos mandaron al traste el proyecto, del cual sólo se conservan prototipos inacabados.

    Cloak & Dagger

    Sistema operativo: Juego secreto (1984)

    El juego: El mismo año en el que Starfighter acababa en el desgüace, Atari salvó los muebles apostando por una franquicia de cine mucho más apañada. Enterados de la producción de esta película, los capitostes de la empresa decidieron convertir en realidad el juego al cual está enganchado el protagonista Henry Thomas (sí, el chaval de E.T. el extraterrestre), para así aprovechar la inevitable sinergia comercial. El programa en sí no es nada del otro mundo, pero el filme queda como uno de los pocos productos del Hollywood de los 80 cuya mirada al ocio electrónico resultaba positiva.

    Arcade

    Sistema operativo: Arcade (1993)

    El juego: Si eres lo bastante mayor como para recordar los salones de máquinas recreativas, recordarás también los atracos y robos con intimidación que todo jugón sufría en ellos a manos de matones con acné. Por ello, esta producción de serie B te resultará muy evocadora: con el pretexto de la realidad virtual (era la época), el videojuego de turno se apodera de la mente de sus indefensos usuarios, empleando para ello unos gráficos más bien pobretones. “Todo lo que necesitas para jugar son 50 centavos… ¡Y tu alma!”, previene el eslogan del filme. Y, en comparación con experiencias vividas en la realidad, a nosotros nos parece poca cosa.

    Brainscan

    Sistema operativo: Juego mortal (1994)

    El juego: Antes de Manhunt y de la saga Grand Theft Auto, existió un videojuego en el cual el asesinato a sangre fría era un ingrediente esencial. Lo conocimos en este filme, vía un reluciente y modernísimo (entonces) CD-Rom, su jugador era un Edward Furlong aún popular gracias a Terminator 2… Y su único defecto era que los crímenes planeados a golpe de ratón acababan realizándose en la realidad, por obra y gracia de un sucedáneo pixelado de Freddy Krueger. Ya sabemos que algunas frustraciones de la vida pueden resolverse pegando tiros con el ratón, pero tampoco hay que tomárselo tan a pecho…

    eXistenZ

    Sistema operativo: eXistenZ (1999)

    El juego: Aunque, según sus palabras, David Cronenberg dedique su tiempo libre a escuchar rock estruendoso y a montar en moto, algo nos dice que al canadiense más morboso le tiran bastante las aventuras gráficas. ¿Por qué lo sospechamos? Pues debido a esta película, en la cual las viscosidades biológico-sexuales tan afines al autor de La mosca se dan de la mano con el mundo de los videojuegos, merced a unas videoconsolas hechas de carne. Protagonizada por Jennifer Jason Leigh Jude Law, ambos luciendo un segundo ojete (perdón, un biopuerto) por exigencias del guión, eXistenZ nos hizo soñar en su día con una posible colaboración entre el bueno de David y los cerebros pensantes de LucasArts.

    Stay Alive

    Sistema operativo: Stay Alive (2006)

    El juego: Volvemos a las producciones de terror de saldo y a los jóvenes que mueren de forma horrible. Sólo que, como la tecnología avanza, esta vez los salones recreativos y los PC han cedido su lugar a una flamante PlayStation 2, y el juego asesino de marras se parece sospechosamente al clásico del terror pixelado Left 4 Dead. Originalidades aparte, resulta que el programa alberga el espíritu de una bruja apodada ‘La Condesa Sangrienta’, y que los usuarios cuyos personajes mueren en el juego la espichan también en la realidad. Ay, qué original todo…

    Slayers

    Sistema operativo: Gamer (2009)

    El juego: ¿Nunca te has preguntado cómo deben sentirse los marines espaciales del Doom, o el Jefe Maestro de la saga Halo, en manos de un jugador incompetente? Bueno, pues en esta película Gerard Butler tiene ocasión de experimentarlo en persona: reo de muerte en un mundo futurista, el ex rey de Esparta se ve en el papel de marioneta controlada a distancia por un adolescente e impertinente Logan Lerman, en un macabro reality donde los convictos más peligrosos se ametrallan entre ellos. El planteamiento del juego es muy discutible, desde luego, pero los gráficos resultan reales como la vida misma.

    El desafío del golf de Lee Carvallo

    Sistema operativo: Los Simpson (serie, 1989-…)

    El juego: Durante su larga trayectoria, la serie más amarilla nos ha mostrado infinidad de juegos infumables para desgracia del pobre Bart. Pero ni Pelea de gatas, ni siquiera Kevin Costner’s Waterworld, pueden superar el aburrimiento que destila este programa sólo con echarle un vistazo. El hijo de Homer y Marge quería que le regalaran Bonestorm (un juego de lucha de lo más cafre) por navidad, pero su complejo de culpa por haber robado en el centro comercial de Springfield, unido a las malas artes de un vendedor con cuota que cumplir, le condenaron a aguantar este tostón durante un año entero.

    Vídeo del día: Homenaje de cine a las máquinas recreativas

    Antes de que las videoconsolas impusieran su ley, los personajes de Hollywood pagaban sus vicios pixelados a base de monedas. Este 'supermontaje' nos lo recuerda.

    El ‘remake’ de ‘Juegos de guerra’ ya tiene director

    ¿Recuerdas la película protagonizada por Matthew Broderick en 1983? Sin miedo a la obsolescencia tecnológica, MGM prepara una nueva versión de la misma historia. Por CINEMANÍA

    7 novios (electrónicos) para la protagonista de ‘Her’

    Elaboramos una lista de galanes en código máquina para el sistema operativo más sexy del cine. Por YAGO GARCÍA

    Cineclub infantil: 8 películas para ver con niños (I)

    Entrégale a tus 'peques' una experiencia inolvidable con estos clásicos del séptimo arte, aptos para todas las edades (y algunas más).