10 películas colectivas que tienes que ver

En ocasiones, como 'Casco histórico', los cineastas se unen para hacer filmes. La mayoría de las veces los resultados son irregulares, sólo unas pocas resultan excepcionales. Aquí va una selección de obras colectivas maestras. Por YAGO GARCÍA

20 de diciembre de 2013

Reza el tópico que los directores de cine suelen calzar un ego monumental. Y uno está tentado a creérselo: de alguna forma hay que aguantar un trabajo tan extenuante. Pero, a veces y pese a todo, consienten en ceder parcelas de poder y arrimar sus imágenes a las de otros compañeros de oficio, formando una película colectiva. Sin ir más lejos, esta semana se estrena en España Centro histórico, filme en el cual Pedro Costa, Manoel De Oliveira, Aki Kaurismaki y nuestro Víctor Erice retrataron la ciudad portuguesa de Guimaraes con motivo de su capitalidad cultural europea. En homenaje a esta película, que reune a cuatro de los mejores cineastas vivos, recordamos otros trabajos en los que grandes nombres se dieron cita y lograron no hacerse picadillo unos a otros en el proceso.

Ro.Go.Pa.G. (1963)

Directores y premisa: Dejando de lado a Hugo Gregoretti, el menos conocido del lote, los participantes en este filme colectivo son la créme de la créme del cine político de los 60: Roberto Rossellini, Jean-Luc Godard y Pier Paolo Pasolini, muy comprometidos todos ellos, aportan un segmento cada uno.

¿Quién se lleva la palma? Sin ánimo de hacer de menos a sus ilustres colegas, aquí triunfa Pasolini, aportando uno de los mejores trabajos de su filmografía: El requesón. En el corto, Orson Welles interpreta a un director de cine que afirma cosas extrañamente pasolinianas, pero que afirma llamarse Orson Welles, y que (para más INRI) rueda una película sobre la muerte de Cristo.

Historias de Nueva York (1989)

Directores y premisa: Tratándose de un filme dedicado a la ciudad de los rascacielos, resulta natural que sus tres responsables atiendan por Woody Allen, Francis Ford Coppola y Martin Scorsese.

¿Quién se lleva la palma? Mientras Francis patina estrepitosamente (el guión de su parte, apuntemos, lo escribió la bambina Sofia Coppola) y Woody entrega un funcional sketch de humor sobre una insufrible madre judía, ‘Marty’ puntúa alto ofreciéndonos Apuntes al natural, sórdido retrato de la relación entre un pintor (Nick Nolte) y su ayudante Rosanna Arquette.

3 Extremes (2004)

Directores y premisa: Asiáticos y morbosos todos ellos, Takashi Miike, Park Chan-wook y Fruit Chan se alían para hacernos sentir miedo. Mucho miedo.

¿Quién se lleva la palma? Sin menospreciar a sus compañeros, por lo que pudiera pasar, apuntemos que Dumplings (el segmento de Fruit Chan) acabó convertido en largometraje por el propio realizador. Y es que nadie se resiste a unas empanadillas como esas.

Four Rooms (1995)

Directores y premisa: ¿Qué ocurre cuando Quentin Tarantino y sus amiguetes Allison Anders, Robert Rodriguez y Alexandre Rockwell se van de juerga a un hotel? Pues que el botones Tim Roth las pasa canutas para atender a unos huéspedes tan peculiares.

¿Quién se lleva la palma? Puede que Anders sea la directora menos famosa del lote, pero su episodio El ingrediente perdido nos resulta descacharrante, con Madonna metida a bruja y presidiendo un aquelarre. Y, por si las preguntas, el episodio de Quentin (un homenaje a un episodio de Alfred Hitchcock presenta…) también es muy entretenido.

Aria (1985)

Directores y premisa: ¿Te gusta la ópera? A Ken Russell, Derek Jarman, Robert Altman, Jean-Luc Godard, Nicolas Roeg y el resto de los 10 directores que participan en Aria sí, y mucho: por eso se dedican a poner en escena otras tantas famosas partituras del género.

¿Quién se lleva la palma? Frank Roddam (Quadrophenia) consigue hibridar un aria de Richard Wagner (Liebestod, de Tristán e Isolda) con el triste viaje a Las Vegas de una pareja de adolescentes. Las últimas noticias sobre el cineasta, por cierto, le sitúan produciendo la versión británica de Master Chef.

Lumière y compañía (1995)

Directores y premisa: Para celebrar el centenario del cine, 40 directores se enfrentan a un reto singular: rodar cada uno un corto de un minuto usando el mismo modelo de cámara que los hermanos Lumière. David Lynch, Peter Greenaway, Spike Lee, Vicente Aranda, Bigas Luna, Fernando Trueba y Michael Haneke son algunos de los que se apuntaron.

¿Quién se lleva la palma? Si has visto La mirada de Ulises, el segmento de Theo Angelopoulos te resultará de lo más impactante. Pero, personalmente, nosotros preferimos la barrabasada perpetrada por Lynch: su título (Premonición tras un hecho maligno) le viene como anillo al dedo.

Ten Minutes Older (2002)

Directores y premisa: El alemán Wim Wenders convoca a una hueste de colegas cineastas (Chen Kaige, Jim Jarmusch, Aki Kaurismaki, Spike Lee y Chen Kaige, entre otros) para resumir en 10 minutos sus ideas sobre el paso del tiempo. La película se estrenó dividida en dos partes (The Trumpet y The Cello) y sólo se ha proyectado íntegra dos veces, una de ellas en el festival Punto de Vista de Gijón.

¿Quién se lleva la palma? Las dos partes de Ten Minutes Older rebosan talento, pero es de ley reconocer que aquí gana Víctor Erice: los diez siniestros, reconcentrados, tiernos minutos de su corto Alumbramiento valen por otras tantas filmografías.

Eros (2004)

Directores y premisa: Tras tanta obra multitudinaria y de elevado concepto, abordamos un filme elaborado entre tres cineastas: Steven Soderberg, Wong Kar Wai y un veteranísimo Michelangelo Antonioni. ¿Para qué se junta semejante trío? Pues para hablar de sexo, como está mandado.

¿Quién se lleva la palma? El taiwanés y el italiano se lucen lo suyo, es cierto, pero Soderbergh riza el rizo escenificando la conversación entre un psiquiatra y su paciente. Cabe mencionar que el comecocos es Alan Arkin, y el que se sienta en el diván tiene la cara de Robert Downey Jr.

11’09”01 – 11 de septiembre (2002)

Directores y premisa: Con el atentado contra las torres gemelas quemando todavía en la memoria colectiva, 11 cineastas (entre ellos, Alejandro González Iñárritu, Shohei Imamura, Amos Gitai, Claude Lelouch y Ken Loach) exploran la repercusión de la catástrofe en distintos lugares del mundo, a través de cortos de 11 minutos de duración.

¿Quién se lleva la palma? Con los altibajos inevitables, todos los cortos de 11 de septiembre rayan muy alto. Pero los trabajos de Lelouch (una historia de amor desgarradora), el de Loach (recordando el significado que la fecha tiene en Chile) y sobre todo el de Sean Penn quedan particularmente en la memoria.

Paris, je t’aime (2006)

Directores y premisa: Bien sean franceses (Olivier Assayas, Gérard Depardieu, Sylvain Chomet), bien de otras partes del mundo (Alfonso Cuarón, Isabel Coixet, Wes Craven, Alexander Payne, Gus Van Sant…), los 20 directores que participan en este proyecto se sienten como en casa en la ‘Ciudad Luz’, y están dispuestos a demostrarlo. En 2008, otros directores adoptaron presupuestos similares en New York, I Love You.

¿Quién se lleva la palma? En Paris, je t’aime hay mucho donde escoger, pero el segmento de Sylvain Chomet, dedicado a la Torre Eiffel, puede enamorar incluso al mayor detractor de los mimos. Y eso es decir muchísimo.

Todos los días, a todas horas, noticias de cine y series de televisión en CINEMANÍA.

Orson Welles: un director más grande que la vida

Se cumplen 105 años del nacimiento de unos los grandes mitos inabarcables de Hollywood. ¿Estamos ante el mayor genio de la historia?

Documentales sobre películas que son mejores que las propias películas

Ocurre. El último es ‘Me amarán cuando esté muerto’, el documental sobre la última película de Orson Wells que es mejor que la película de Welles. Pero hay más casos...

Así fueron el ‘Drácula’ de Orson Welles y su producción teatral

'Drácula', 'La Isla del Tesoro' o 'Julio César' fueron algunos de los éxitos radiofónicos, hoy eclipsados por 'La guerra de los mundos', de Orson Welles

Celuloide desaparecido: las películas que nunca soñaste ver

Clásicos perdidos, proyectos inacabados... No pierdas la esperanza: aunque la recuperación de estas obras ocultas de la historia del cine es dudosa, algunas llegan a la luz.