10 actores que no quisieron ser superhéroes

No todo el mundo quiere tener superpoderes: si Joaquin Phoenix rechaza el papel del Doctor Extraño, se incorporará a esta lista de intérpretes alérgicos a las mallas.

Por
03 de septiembre de 2014

Dicen que se lo está pensando: que en el fondo no ve tan claro el papel, que lo de vincularse a una producción Marvel (con todo lo que eso conlleva en cuanto a secuelas, apariciones estelares en la Comic-Con y militancias forzosas en los Vengadores) le huele cada vez más a chamusquina, y que por todo ello es posible que su respuesta acabe siendo un “no”. Lo cual nos apena, porque Joaquin Phoenix es uno de los mejores actores vivos y nos encantaría verle hecho todo un Hechicero Supremo en Doctor Extraño. Pero, al mismo tiempo, también lo encontramos elogiable: si el actor rechazase encarnar al maestro de las artes místicas por razones de integridad profesional, habría demostrado que la salud de su carrera le importa más que los billetes. Un don raro en el Hollywood de hoy, qué duda cabe.

Así, y por mucho que (insistimos) nos fastidie la idea, siempre será mejor ver a Phoenix poniendo todo su esfuerzo en los dramas de su amigo James Gray que interpretando a Stephen Strange con cara de “¿Cuándo se cobra aquí?”. Pero, también hay que decirlo, si Joaquin acaba dejando a Marvel con un palmo de narices tampoco será el primer intérprete que se niega a ser un superhéroe. Bien por cuestiones de calendario, bien por el temor a participar en un bodrio, o porque les dio por jugar a tensar la cuerda con los productores (y perdieron), otros actores y actrices de perfil alto se lo pensaron dos veces a la hora de ponerse un traje de arácnido, embutirse en una armadura con rayos repulsores o incluso dejarse implantar unas garras de Adamántium. Aquí te contamos quiénes fueron.

Tom Cruise

cruise_iron

Pudo haber sido… Iron Man (2008). Antes de que Robert Downey Jr. se hiciera con la armadura de Tony Stark (y, por lo visto, también con sus millones), esa Marvel que aún tanteaba su asalto al cine abordó al actor bajito más popular de Hollywood, no sólo para ofrecerle el papel, sino también para que participase como coproductor.

Y, ¿por qué no lo fue? Debido a su impaciencia, y también a que es un pejigueras: por lo visto, durante la larga y tortuosa preproducción de Iron Man, Cruise no dejó de darles la vara al director Jon Favreau y a un ejecutivo muy aficionado a los cómics de nombre Kevin Feige (el cual habría de llegar muy lejos) exigiéndoles cambios en el guión. Allá por 2005, cuando quedó claro que Marvel no iba a someterse a su voluntad y gusto, la estrella anunció que abandonaba el proyecto: “Necesito participar en las decisiones para asegurarme de que va a ser una gran película”, comentó Cruise, dejando caer acto seguido que, en su opinión, Iron Man “no iba a funcionar en taquilla”. Como puede atestiguar el resto de los implicados en el filme, empezando por Downey, Tom estaba bastante equivocado.

Bill Murray

murray_bats

Pudo haber sido… Batman (1988). Como lo lees: En 1983, DC Comics Warner ficharon como director a Ivan Reitman, con la intención de darle al filme el mismo tono paródico de la serie y la película protagonizadas por Adam West en los 60. Ante dicho plan, ¿qué mejor candidato para el rol de Bruce Wayne que el hombre de Los cazafantasmas?

Y, ¿por qué no lo fue? En dos palabras: Tim Burton. Tras ponerse al frente del proyecto en 1985, tras el éxito de La gran aventura de Pee Wee, el cineasta dejó claro que su versión del Hombre Murciélago iba a andar justita de risas. Y, ante dicho cambio de planes, Murray abandonó discretamente la producción, permitiendo así a Tim fichar a su entonces inseparable Michael Keaton. Señalemos que, si bien Bill se muestra un poco picajoso cuando habla del tema (“Yo hubiese sido un Batman estupendo, aunque no voy a negar que Keaton lo hizo muy bien”, dice), el hecho de que Burton relevase a Reitman nos salvó de ver a un Robin interpretado por Eddie Murphy.

Dougray Scott

scott_lobi

Pudo haber sido… Lobezno. Este actor escocés llegó a tener entre manos un contrato para encarnar al mutante con garras en X-Men (2000).

Y, ¿por qué no lo fue? Por problemas de agenda: resulta que Scott había sido elegido personalmente por Tom Cruise como villano de Misión: Imposible 2, un honor que (pensaba él) serviría para lanzar su carrera en Hollywood. Por desgracia para Dougray, el rodaje de dicho filme se alargó más de lo previsto, solapándose con el de X-Men. De modo que el actor tuvo que anular en el último momento su matrícula en la Escuela Xavier, ante lo cual Bryan Singer se vio obligado a buscar un sustituto de última hora. Dicho sustituto, como todos sabemos, fue cierto australiano cachas llamado Hugh Jackman. Y, según reza el dicho, “el resto es historia”.

Josh Hartnett

josh_bats

Pudo haber sido… Este actor de San Francisco, conocido ahora por la serie Penny Dreadful, tiene el honor de ser el hombre que más veces ha dicho “no” a producciones superheróicas. Entre finales de los 90 y comienzos de los dosmiles, Hartnett recibió (y rechazó) ofertas para protagonizar Superman Returns, Batman Begins y el Spiderman de Sam Raimi. ¿De verdad sabía lo que estaba haciendo?

Y, ¿por qué no lo fue? Por miedo al encasillamiento, y también porque estaba harto de superproducciones. Según ha comentado él mismo, ponerse a las órdenes de dos maniáticos como Ridley Scott Michael Bay (en Black Hawk derribado Pearl Harbor, respectivamente) sirvió para que Hartnett descubriera que los blockbusters no eran lo suyo, y que se hallaba más a sus anchas en filmes de presupuesto mediano. En abril de este año, todo sea dicho, Josh declaró que su mentalidad ha cambiado, y que ahora no le haría ascos al rol de un aventurero con mallas. ¿Tendrá esto que ver con las cifras de su cuenta corriente?

Will Smith

smith_supes

Pudo haber sido… Superman. Y, una vez más, aseguramos que esto no es una broma: durante la preproducción de Superman Returns, Bryan Singer se planteó contar para su película con un Clark Kent negro interpretado por Smith.

Y, ¿por qué no lo fue? Por cuestiones de política racial: Smith consideró que el público no vería con buenos ojos el que ‘Supes’ pasara de tener los rasgos anglosajones de Christopher Reeve a convertirse en un afrokryptoniano. “Por entonces, yo ya había hecho Wild Wild West, y esa película me enseñó que cambiarle el color de la piel a un héroe blanco supone un fracaso seguro”, afirmó Smith. Conviene recordar, todo sea dicho, que Will anduvo tan enamorado en su día de Wild Wild West que rechazó el papel de Neo en Matrix para poder embarcarse en dicho filme. Un filme cuyo fracaso en taquilla, opinamos nosotros, no se debió tanto a razones étnicas como al hecho de que era un bodrio sin paliativos.

Ashton Kutcher

kutcher_supes

Pudo haber sido… Superman. Más concretamente, el ex de Demi Moore recibió una oferta en firme para protagonizar Superman: Flyby, la versión del héroe de Metrópolis que debería haber dirigido Brett Ratner según un guión de J. J. Abrams

Y, ¿por qué no lo fue? Por superstición. Pese a que su prueba de cásting para el papel fue (dicen) muy satisfactoria, y a que tanto Abrams como Ratner contaban con él para ponerse la capa roja, Ashton abandonó Superman: Flyby en el último minuto. Según él mismo reconoce, esto se debió a la presunta ‘maldición de Superman’, que tan crueles consecuencias habría tenido para los actores George Reeves Christopher Reeve. “A todos los que aceptan ese papel les pasan cosas horribles”, sentenció Kutcher. Y nosotros, tras verle en Killers Sin compromiso, nos preguntamos si dicho mal fario no se extenderá también a aquellos que lo rechazan.

Heath Ledger

ledger_spidey

Pudo haber sido… Spiderman. El australiano rechazó el papel de Peter Parker en la película de Sam Raimi (2002), dejándole el camino expedito al, por entonces, también joven y prometedor Tobey Maguire.

Y, ¿por qué no lo fue? Porque no quería encasillarse: Ledger se había salvado por los pelos de ser tomado por un ídolo adolescente tras 10 razones para odiarte El patriota. Desde la más estricta especulación, además, cabe sospechar que su participación en Destino de caballero le había hecho ponerse un poco en guardia ante los blockbusters orientados al público juvenil. Cuando, seis años después, le vimos como Joker en El caballero oscuro, Heath ya contaba con sendas nominaciones al Oscar y al Globo de Oro (ambas debidas a su papel en Brokeback Mountain) para probar que su fama no era flor de un día.

Johnny Depp

depp_lobi

Pudo haber sido… Aunque parezca mentira, el de Johnny fue otro de los nombres que más sonaron para interpretar a Lobezno en X-Men. Lo cual, como leerás a continuación, es en sí mismo una bonita ironía.

Y, ¿por qué no lo fue? Como sabemos, Johnny Depp posee el raro don de saber rechazar películas cuando éstas no van con él (salvo si el filme de marras lo dirige Tim Burton, pero esa es otra). De modo que, si bien Eduardo Manostijeras le había proporcionado una valiosa experiencia en eso de llevar cuchillas en las manos, nuestro hombre fue consciente de que el papel del muti canadiense estaba bastante lejos de su registro. Así las cosas, Johnny prefirió embarcarse en un proyecto titulado Piratas del Caribe, cuyo papel principal (el de cierto bucanero llamado Jack Sparrow) le había sido ofrecido con anterioridad a Hugh Jackman: lo que se perdieron los mutantes lo ganaron los Hermanos de la Costa, y viceversa.

Angela Bassett

bassett_ororo

Pudo haber sido… Tormenta. Efectivamente, el cásting de X-Men resultó complicado cuanto menos: esta actriz, nominada al Oscar en 2003 por el biopic Tina (y que seguramente te sonará como tremenda bruja vudú en American Horror Story: Coven) estuvo a punto de aparecérsenos entre rayos y centellas como la señora mutante del clima.

Y, ¿por qué no lo fue? Porque, con los años, se le habían pasado las ganas: en 1990, Basset había sido seleccionada para interpretar a la mutante africana por el mismísimo James Cameron, quien (junto a su entonces pareja Kathryn Bigelow) planeaba por entonces rodar una película sobre los X-Men con Bob Hoskins como Lobezno. Pero dicho proyecto se fue a freír espárragos, y cuando Angela recibió una nueva propuesta por parte de Bryan Singer ya había pasado una década. La actriz prefirió rechazar el papel, que (como sabemos) fue interpretado finalmente por Halle Berry.

Scott Leva

leva_spidey

Pudo haber sido… Este veteranísimo especialista, que se ha jugado el tipo en 220 títulos de cine y TV, estuvo a punto de ser Spiderman. Pero, ojo, no en la película de Sam Raimi: Leva hubiera interpretado a Peter Parker en una producción con muy mala pinta pergeñada por la Cannon (la productora del difunto Menahem Golan) en 1988.

Y, ¿por qué no lo fue? Según ha explicado, Leva acabó lamentando el haberse enrolado en el Spiderman de la Cannon: “El primer guión estaba muy bien: sólo necesitaba que lo pulieran un poco”, explicó a la revista Starlog. “El problema era que, tras cada reescritura, iba haciéndose más y más horrible”. Mientras se sucedían los posibles directores (Tobe Hooper -La matanza de Texas-, primero, Albert Zito -Invasión USA- después y, finalmente, el inenarrable Ablert Pyun) y el presupuesto iba quedando reducido a dimensiones liliputienses, nuestro hombre iba tomando conciencia de que aquella película iba a ser un bodrio sin paliativos más que un salto al estrellato, con lo cual hizo gala de su buen sentido apeándose del proyecto. La deserción de Scott Leva fue la gota que colmó el vaso, y tras ella esta versión de Spiderman fue a parar al cielo de la serie B.

Colin Farrell negocia ser el nuevo Pingüino de Batman

Junto a la Catwoman de Zoë Kravitz y el Enigma de Paul Dano redondearía el trío de villanos a los que se enfrentará Robert Pattinson enmascarado.

Ashton Kutcher revela las razones por las que fue despedido de ‘Elizabethtown’

Orlando Bloom terminó interpretando al personaje de la pareja protagonista junto a Kirsten Dunst.

Natalie Portman: “Ashton Kutcher cobró el triple que yo en ‘Sin compromiso”

La desigualdad salarial entre hombres y mujeres en Hollywood vuelve a ponerse de manifiesto tras revelarse la gran diferencia entre lo que cobraron los dos protagonistas.

10 actores de Hollywood feministas y orgullosos

Sí: 'actores', y no 'actrices'. Estos divos de la pantalla feministas demuestran que la inteligencia, y la igualdad de género, son sexys.