[Crónica TIFF 2013] Amor y revolución

Pasado el ecuador del Festival, el ritmo de visitas baja, pero subirá el de películas. Hoy 'Libertador' y 'The Disappearance of Eleanor Rigby'. Por IRENE CRESPO (Toronto)

11 de septiembre de 2013

¿De qué se habla hoy en Toronto? Del reparto de August: Osage County aún, y eso que no ha podido venir Meryl Streep; tras un nuevo pase hoy, de 12 años de esclavitud, y las burradas de interpretaciones de Chiwetel Ejiofor y Michael Fassbender. Y de Jessica Chastain y su precioso díptico del desamor, The Disappearance of Eleanor Rigby. Y del cansancio, del cansancio de carreras de un lado a otro de la ciudad, de un pase a una entrevista, de otra entrevista a otro pase… Por suerte, mañana empieza a bajar el ritmo de celebrities.

¿Qué hemos visto? The Disappearance of Eleanor Ribgy: Him and Her, de Ned Benson es una preciosa reflexión sobre el amor, el desamor tras un evento traumático, dividido en dos capítulos: Él y Ella. En el primero, vemos esa separación desde el punto de vista de él (James McAvoy). En la segunda, se rellenan los huecos que no quedaban con la visión de ella (Jessica Chastain). Libertador, la megaproducción venezolana-española sobre el gran personaje histórico de América Latina, Simón Bolívar. Un gran presupuesto al que le han sacado el máximo partido en unas escenas de batalla impresionantes, unas localizaciones épicas y un bonito y detallista diseño de producción. Edgar Ramírez clava otro icono revolucionario que tiene hasta su pequeño momento Braveheart. Y alrededor de él un conjunto de actores venezolanos, colombianos (Juana Acosta, que merecería una película para su Manuela Sáenz) y españoles.

¿Qué te has perdido (y habrá que recuperar)? Third Person, de Paul Haggis;  Joe, de David Gordon Green con Nicolas Cage, The Double, con Richard Ayoade, y se me volvió a escapar Hateship Loveship. Paciencia, a partir de mañana, con menos talents por Toronto, empiezan los maratones cinéfilos.

¿Con quién has hablado? Con Edgar Ramírez sobre la cantidad de iconos revolucionarios que ha interpretado ya en el cine (El Chacal, Ciro, Bolívar y ahora el boxeador Roberto Durán en Hand of Stones con De Niro); con Juana Acosta, de la cantidad de proyectos que tiene a la vista por estrenar (11.6; Deux nuits, El cartel de los sapos) y por rodar (El santuario…). Con Bertrand Tavernier nos hemos echado unas risas hablando de la burocracia y la locura del ministerio que retrata en su Quai D’Orsay. “¡No tienen internet!”. Con Jessica Chastain, brevemente, sobre su papel de Eleanor. Con la modelo y actriz china Du Juan (American Dreams in China): “Ya sé que en España Juan es nombre de chico”, ha dicho nada más entrar para evitar la broma. Y he compartido ascensor con Adrien Brody y sala de espera con Liam Neeson.

¿Qué has comido? Dos tacos de pollo. Morgan Spurlock tenía que hacerse la versión Super Size Me en festivales de cine.

¿Qué esperas de la jornada de mañana? Cine, cine y cine. Sin ninguna entrevista a la vista (por ahora), mañana será un maratón que empieza a las 8.30 de la mañana con Labor Day, de Jason Reitman; seguirá con Tracks o Zipi y Zape y el club de la canica; Bad Words, de Jason Bateman.

Torontómetro: Seguimos igual entre prisioneros y esclavos. Aunque la debilidad por Jessica Chastain…

 

Día 1: La (no) revolución de Wikileaks

Día 2: De ‘Prisioneros’ a esclavistas

Día 3: Apunten: Chiwetel Ejiofor

Día 4: Gravitando alrededor del Oscar

Día 5: ¿Otro Oscar para Meryl Streep?

 

@irenecrespo_