‘Star Wars’: Los juguetes más bonitos y el merchandising más loco

POR SANTIAGO ALVERÚ

En Cinemanía te proponemos ejemplos de los peores y los mejores regalos que han dado las películas de Star Wars. En tus manos está devolver el equilibrio a la fuerza o caer en la horterada.

MAL: Pañales de adulto

Ciertos objetos de tu vida cotidiana no tienen por qué llevar naves, ni alienígenas ni nada. Hemos encontrado el papel higiénico oficial de la saga, pero esto gana. Deja de forrar tu intimidad con la cara de Darth Vader, hazlo por los que te quieren.

BIEN: Saco de dormir Tantaun

En El imperio contraataca, Luke Skywalker duerme en las tripas de este animal para protegerse en el gélido planeta Hoth. Es todo lo que le pides a un juguete de Star Wars: que te divierta y te haga sentir como un protagonista de la historia.

MAL: Cañas de pescar de ‘Star Wars’

Da igual en qué planeta estés, pescar es aburrido. La experiencia de sentarte horas y horas a esperar que algo ocurra no va a mejorar con este regalo, ni siquiera si la caña hace sonido de sable láser. Huele a padre desesperado desde lejos.

BIEN: Halcón Milenario de Lego

La nave más icónica, tuya, para que pongas voces y hagas ruiditos mientras vuelas con ella por casa. O para observarla desde el sofá, orgulloso. Si ya la tienes, echa un ojo a la Tantive IV, la nave de Leia Organa, también en Lego. Combinación definitiva.

MAL: Tartera conmemorativa del Holiday Special

El Star Wars Holiday Special fue uno de los primeros spin-off de la saga, todo un despropósito que sin embargo generó numeroso merchandising, como esta tartera perfecta para llevar al colegio y que te den una paliza unos ewoks.

BIEN: Blaster de Boba Fett (Edición Mandaloriana)

Si ya tienes todos los sables, la siguiente arma que te volverá loco es esta réplica del bláster del cazarrecompensas Boba Fett, perfecta ante el inminente estreno de The Mandalorian. Dispara pelotas de ping pong.

MAL: Dispensador de dulces de Jar Jar Binks

Quién no querría, antes de tomar un caramelo, pasarlo por la lengua de Jar Jar Binks. Esta es la pregunta que no se hicieron quienes lanzaron este objeto. O quizá sí, quizá son unos genios del mal. No lo sé: yo necesito un abrazo.

BIEN: Máquina de Arcade para tu salón

Al fin y al cabo, ¿qué es Star Wars si no es una historia de marcianitos? Pues eso, gasta un buen dinero en tener el complemento perfecto para tu casa, algo que grita “vivo con mis padres” y al mismo tiempo “soy un millonario excéntrico”.

Ir a la portada