“Quiero que sepa que fui yo” y otras réplicas con las que Olenna Tyrell fue el ama de ‘Juego de tronos’

Con motivo de la muerte de Diana Rigg, recordamos el último gran papel televisivo de quien fue estrella de ‘Los vengadores’ como Emma Peel. Las nuevas generaciones conocieron a Diana Rigg como Olenna Tyrell en ‘Juego de tronos’.

Papel por el que la actriz británica fue nominada en cuatro ocasiones a los Emmy y que bordó en todas y cada una de sus respuestas épicas a los nobles borreguiles que pululaban por los Siete Reinos.

"Decidle a Cersei que quiero que sepa que fui yo"

Antes de morir, Olenna no dejó pasar la oportunidad de confesar ante Jaime Lannister que era ella quien estuvo detrás de la conspiración para envenenar a su hijo Joffrey. Una venganza orquestada con silencio y pulcritud que no quería dejar sin acreditar.

“Decidle a Cersei que quiero que sepa que fui yo” fueron sus últimas palabras tras beber ella misma un veneno.

"Cuando has ordeñado la vaca ya no hay forma de volver a meterla le leche en las ubres"

Y por ese motivo, haberse involucrado en las intrigas para ocupar el Trono de Hierro, a su pesar la Casa Tyrell se vio en la situación de tener que casar a Margaery con Joffrey.

"Tengo una rosa dorada pintada en el orinal como si así fuera a oler mejor"

A la Reina de las Espinas le aburría bastante el símbolo de los Tyrell y estaba cansada de su proliferación en bordados y adornos. ¿Cómo va una rosa dorada a infundir miedo en el corazón? Su consejo más importante para las nuevas generaciones: “Creced fuertes”.

"Ya basta, esto no es una taberna"

Una cosa es que a los habitantes de Poniente les guste empinar el codo y otra, como Olenna sabía, es dejar que un exceso de alcohol nuble tus capacidades de negociación.

Pero lo mejor es la réplica ante el asomo de disculpas por llenar demasiado la copa: “No hace falta hablar”.

"El queso se servirá cuando yo diga"

Digamos que la relación de Olenna Tyrell con el servicio no era muy cordial. Pero hay que entender que el placer de la comida era muy importante para ella.

"No hay nada más aburrido que un juicio, salvo estos jardines"

Como se encargaba de dejar claro en cada ocasión, Olenna no era la mayor fan de Desembarco del Rey.

“Se puede oler la mierda a kiómetros” es otra de sus afortunadas definiciones de la capital.

"Vuestra hija es vieja, soy bastante experta en la materia"

Un argumento contundente sobre la fertilidad que Olenna arroja sobre un Tywin deseoso de casar a Cersei.

Y solo precedió a los rumores de incesto, que no tardó en enarbolar para seguir negociando.

"Ahorradme las homilías"

Contra el Gorrión Supremo encontró un hueso duro de roer:

— “Deberíais tener la decencia de poneros en pie para hablar con una dama”.

— “Deberíais tener la decencia de arrodillaros ante los dioses”.

Y eso que podían haber encontrado entendimiento en sus achaques (él, las rodillas; ella, las caderas).

"Habéis perdido Cersei, es la única dicha que hallo entre tanta miseria"

Fue su despedida de Cersei tras pegar un repaso a la catastrófica gestión de Desembarco del Rey que había tenido. Ah, y dejarle claro que igual más que una mala de cuento lo que era es incapaz.

“No sé si seréis la peor persona que conozco, a mi edad cuesta recordar”, sentenciaba Olenna.

"¿Queréis decir algo? ¿No? Bien. Dejad que las adultas hablen"

Su manera de despachar a las Serpientes de Arena de Dorne confirmaba a una Olenna harta de todo y solo interesada en la venganza. “No es supervivencia lo que busco”.

"Sed un dragón"

El consejo que Olenna dio a Daenerys justo antes de la batalla final por el Trono de Hierro tiene mucho que ver con lo que acabó pasando. Recordemos que la Reina de las Espinas era una superviviente nata y en Poniente si te andabas con diplomacia lo más fácil era acabar convertido en ceniza.

“He conocido a muchos hombres listos. Sobreviví a todos ellos. ¿Sabéis por qué? No les hice caso”, deja claro contra la visión conciliadora de Tyrion.

Ir a la portada