Carteles como cuchilladas: los mejores pósters de Saul Bass

La historia de los pósters de cine se mueve al revés. Es decir, que en ella Leonardo nació después de Picasso o, lo que es lo mismo, que Drew Struzan (con su colorido y su hiperrealismo) llegó después de Saul Bass (1920-1996).

El diseñador de títulos de crédito habitual de Otto Preminger Alfred Hitchcock también fue un cartelista prodigioso, capaz de describir una película entera a base de colores planos, formas geométricas y un enorme cuidado por las tipografías.

El arte de Saul Bass, fracturado y casi cubista a veces, es un hijo modélico del modernismo post-II Guerra Mundial, bordeando muchas veces la abstracción sin perder un sentido comercial y cool que habría encantado a Don Draper.

Carmen Jones (1954)

Storm Center (1956)

Con la muerte en los talones (1959)

¡Al fuego, bomberos! (1967)

The Double McGuffin (1979)

Tempestad sobre Washington (1962)

Psicosis (1960)

Buenos días, tristeza (1958)

El rapto de Bunny Lake (1965)

El cardenal (1963)

Donde la ciudad termina (1957)

Éxodo (1960)

Grand Prix (1966)

Primera victoria (1965)

El mundo está loco, loco, loco (1963)

Ariane (1957)

El hombre del brazo de oro (1955)

Hermanos (1977)

Horizontes de grandeza (1958)

El arte de vivir (pero bien) (1968)

Uno, dos, tres (1961)

Rosebud (1975)

Santa Juana (1957)

Los 7 magníficos (1960)

Nueve horas de terror (1963)

Anatomía de un asesinato (1959)

El viejo y el niño (1967)

Plan diabólico (1966)

El resplandor (1980)

Extraña amistad (1971)

El hombre de Kiev (1968)

El factor humano (1979)

La noche deseada (1967)

Vértigo (1958)

West Side Story (1961)

Ir a la portada