Las apariciones de José María Íñigo en el cine español

Esta mañana amanecíamos con una tristísima noticia. José María Íñigo, uno de los periodistas más conocidos de toda España y uno de los grandes impulsores de la música en la televisión y radio públicas, fallecía a los 75 años.

Cuando a finales de los 60 y principios de los 70, una serie de grupos musicales empezaron a tomar el relevo en el panorama nacional, el cine español no quiso perder la oportunidad de convertirles en su propio reflejo musical (y en aprovechar su fama) y allí estaba Íñigo, preparado para aparecer en las películas como experto musical.

Estas son algunas de sus apariciones más recordadas.

 

A 45 revoluciones por minuto (1969)

Primera (y breve, como casi siempre) aparición en esta película de Pedro Lázaga rodada a gloria de Juan Pardo, Jesús Puente y varios grupos musicales como Fórmula V o Los Ángeles.

Un, dos tres… al escondite inglés (1970)

Aunque llegara después de la de Lázaga, la  (otra) obra maestra de Iván Zulueta es la película imprescindible para comprender el bestiario de grupos que cambiaron la música española del momento. Y de regalo, aquel chaval que se veía obligado a “codirigir” con Borau por no tener carné del sindicato se revelaba como un cineasta capaz de adelantar por la derecha a Richard Lester.

En mitad de semejante tinglado que es historia viva de nuestro cine, por supuesto, José María Íñigo.

Me has hecho perder el juicio (1973)

No todo iba a ser apoyar a cineastas punkis como Zulueta y en los estertores del franquismo, Íñigo se citaba con un clásico, Juan de Orduña, para aparecer en su testamento cinematográfico.

Muertos de risa (1999)

Damos un pequeño salto en el tiempo, casi el mismo que dio Álex de la Iglesia para recrear el plató de Directísimo en Muertos de Risa y hacer que Segura y Wyoming se encontraran con el mismísimo José María Íñigo en el programa donde entrevistó al mentalista Uri Geller.

Pos Eso (2014)

Una de las últimas contribuciones del famoso periodista sería en el mundo de la animación al prestar su voz para una versión animada de él mismo en Pos Eso, el esperado debut en el largometraje del animador Sam.

Ir a la portada