Hitchcock sin Hitchcock: 10 remakes, readaptaciones y remiendos

Más allá de su influencia irremediable en títulos, recursos y géneros enteros, o cuando él mismo rehacía sus películas (‘El hombre que sabía demasiado’ en 1934 y 1956), Alfred Hitchcock ha sido objeto de revisión y reapropiación en numerosas ocasiones.

A continuación presentamos los casos más notorios en los que otros cineastas han hecho remakes de películas de Hitchcock, han readaptado los mismos materiales literarios o han canalizado su cine de manera considerablemente explícita.

Rebeca (2020)

Título Hitchcock: Rebeca (1940)

El primer trabajo en EE UU de Hitchcock, ganadora del Oscar de mejor película, fue una adaptación de Daphne Du Maurier que Ben Wheatley (Kill List) ha abordado con Lily Collins, Armie Hammer y Kristin Scott Thomas como la siniestra señora Danvers.

Eso sí, cualquier parecido con el opresivo tono de Hitchcock ha desaparecido en favor de tonos pastel más melodramáticos que siniestros.

Un crimen perfecto (1998)

Título Hitchcock: Crimen perfecto (1954)

Adaptación de la misma obra teatral de Frederick Knott que a Hitchcock le sirvió para experimentar con el 3D y ensayar con Robert Burks los prodigiosos colores con los que el mismo año bañarían La ventana indiscreta.

En el caso del filme de Andrew Davis, el director de El fugitivo se limita a una realización artesanal, dando cancha a sus protagonistas Michael Douglas y Gwyneth Paltrow, pero sobre todo un intenso Viggo Mortensen.

Psicosis (1998)

Título Hitchcock: Psicosis (1960)

Lo que en la mente de Gus Van Sant era un troleo épico a Hollywood y su costumbre de hacer remakes de películas clásicas, en la práctica quedó como uno de los títulos más vilipendiados de su filmografía, principalmente por la incomprensión levantada.

Van Sant y Christopher Doyle se propusieron fotocopiar fotograma a fotograma la obra maestra de Hitchcock, obviando por completo la novela de Robert Bloch, precisamente para demostrar la inoperancia artística de la industria del remake.

La ventana de enfrente (1998)

Título Hitchcock: La ventana indiscreta (1954)

No es que le falten calcos a La ventana indiscreta –desde unos cuantos títulos de Brian De Palma con Doble cuerpo (1984) a la cabeza, pasando por revisiones como Falso testigo (Curtis Hanson, 1987) o Disturbia (D.J. Caruso, 2007)–, pero este telefilme merece destacarse por su literalidad y reparto.

Christopher Reeve, en su último papel protagonista, es el hombre postrado en una silla de ruedas que cree ser testigo de un asesinato. Daryl Hannah ejerce como la rubia hitchcockiana que observa por la ventana a su lado.

Fascinación (1976)

Título Hitchcock: Vértigo (1958)

También se hace complicado elegir una sola revisión de Vértigo –incluido ese videoclip de Faith No More que dirigió Joseph Kahn con Jennifer Jason Leigh– por lo mucho que ha permeado en el cine posterior en general. Y en el de Brian De Palma en particular, siendo rastreable en toda su filmografía.

Pero sobre todo en Fascinación, por supuesto, con guion de Paul Schrader y música original del mismísimo Bernard Herrmann. Más o menos la misma historia de amor obsesivo, doble identidad y reconstrucción fantasmal, cambiando San Francisco por Florencia, y resultando casi tan fascinante. Casi.

Una familia con clase (2008)

Título Hitchcock: Vida alegre (1927)

Jessica Biel, Colin Firth y Kristin Scott Thomas protagonizan para el director de Priscilla, reina del desierto una adaptación de la misma obra de teatro de Noël Coward que Hitchcock llevó al cine (mudo) en su primera década de trabajo.

39 escalones (1978)

Título Hitchcock: 39 escalones (1935)

Ok, la historia de 39 escalones ya era famosa como novela de John Buchan, pero hay que reconocer que tanto esta adaptación de los años 70 con Robert Powell como falso culpable como la de los años 50 dirigida por Ralph Thomas tienen una deuda con la película de Hitchcock del mismo tamaño que con el original literario.

La dama del expreso (1979)

Título Hitchcock: Alarma en el expreso (1938)

Íbamos a poner esa revisión aérea de este concepto de paranoia en un medio de locomoción que se puede considerar Plan de vuelo: Desaparecida (2005), pero la verdad es que este remake de Anthony Page merece la pena por sus propios méritos.

Y si uno de ellos es ver a Cybill Shepherd como rubia hitchcockiana de infarto fotografiada por el maestro Douglas Slocombe, qué más quieres.

Jack, el destripador (1944)

Título Hitchcock: El enemigo de las rubias (1927)

La misma novela de Marie Belloc Lowndes que dio pie a la película silente más famosa de Alfred Hitchcock también ha gozado de otras interesantes adaptaciones.

Incluso podríamos decir que la mejor de todas es filme de serie B del artesano especialista en la materia John Brahm, que sabía una cosa o dos sobre dónde colocar la cámara y contó con la colaboración de un capo como Lucien Ballard, futuro director de foto de Atraco perfecto o La huida.

Misión: Imposible II (2000)

Título Hitchcock: Encadenados (1946)

Entre tantas explosiones, piruetas motoristas y palomas a cámara lenta, ¿no te sonaba demasiado familiar toda la historia esa del virus Quimera y su antídoto Belerofonte?

Tiene una explicación: el guionista Robert Towne sacó del clásico de espías de Hitchcock el macguffin para el ditirambo audiovisual de John Woo. Solo tienes que cambiar a Tom Cruise y Thandie Newton por Cary Grant e Ingrid Bergman y lo verás claro.

Ir a la portada