Amor bajo cero: romances de cine en la Guerra Fría

Ahora que Pavel Pawlikowski estrena su aclamada Cold War, es un buen momento para revisar estas películas clásicas de amor y espionaje. En ellas recordaremos que, cuando los bloques chocaban, los corazones solían estar en medio.

'La casa Rusia' (Fred Scheipsi, 1990)

Los amantes eran… Sean Connery y Michelle Pfeiffer

Adaptación de John le Carré, con un editor británico (Connery) y la disidente soviética Pfeiffer jugando al ratón y el gato con la KGB y el MI6 en vísperas de la Perestroika. Fue una de las primeras producciones de Hollywood rodadas en la URSS.

'El espía que surgió del frío' (Martin Ritt, 1965)

Los amantes eran… Richard Burton y Claire Bloom

También basada en una novela de Le Carré, pero esta vez en una de las buenas: el descongelado Burton arrastra a la ruina a la idealista Bloom durante una sórdida operación en Berlín Oriental. Ojo al discurso del protagonista sobre el oficio del espionaje.

'El factor humano' (Otto Preminger, 1979)

Los amantes eran… Nicol Williamson e Iman

Recordemos que las potencias occidentales estuvieron a partir un piñón con Sudáfrica durante los años del Apartheid: esa es la razón por la que el espía Nicol Williamson y su esposa se ven chantajeados por el KGB en esta adaptación de Graham Greene.

'El inocente' (John Schlesinger, 1993)

Los amantes eran… Isabella Rosellini y Campbell Scott

Otra adaptación literaria (autor del original: Ian McEwan) basada en un delirante plan del MI5 para cavar un túnel bajo el Muro de Berlín. Rossellini, Scott y un poco fiable Anthony Hopkins son los vértices de un evasivo triángulo.

'Uno, dos, tres' (Billy Wilder, 1961)

Los amantes eran… Horst Buchholz y Pamela Tiflin

Ella es la hija del jefazo de la Coca-Cola en la RFA (James Cagney). Él, un comunista de la RDA. ¿Qué puede salir mal? Que se lo pregunten a Billy Wilder, que vio cómo la erección de cierto muro demolía las posibilidades comerciales de esta obra maestra.

'La espía que me amó' (Lewis Gilbert, 1977)

Cuando James Bond anda de por medio, la palabra “distensión” cobra nuevos significados. La Agente XXX, una estupenda Barbara Bach, se alía con 007 por cosas de unos submarinos nucleares, y ambos acaban donde tienen que acabar. ¿Acaso lo dudabas?

Ir a la portada