9 películas para ver cenando con tus amigos

¿Hay algo mejor que ver una buena película? Sí: ver una buena película en buena compañía. Y, ¿mejor aún que eso? Ver una buena película, en buena compañía, mientras se disfruta de una cena ligera y sabrosa.

9 películas para ver cenando con tus amigos

¿Hay algo mejor que ver una buena película? Sí: ver una buena película en buena compañía. Y, ¿mejor aún que eso? Ver una buena película, en buena compañía, mientras se disfruta de una cena ligera y sabrosa.

Aterriza como puedas (1980)

Convirtió a Leslie Nielsen en una leyenda mundial de la comedia, le dio un nuevo manual de instrucciones a la parodia de Hollywood… y es la película ideal para revisarla en pandilla, porque no hay nadie en este planeta que no se sepa sus gags de memoria.

Chicas malas (2004)

Como averigua esa Lindsay Lohan trasplantada de la sabana al instituto, las relaciones sociales tienen mucho de primitivo. Y, ¿acaso hay alguna necesidad más primitiva que la comida?

Pulp Fiction (1994)

¿Recuerdas cómo llaman al cuarto de libra con queso en Amsterdam? Seguro que sí, y tus amigos también: para revisar este clasicazo entre amigos, nada mejor que preparar un menú a la altura de la Gran Hamburguesa Kahuna.

Dando la nota (2012)

Los mayas podían decir misa, pero, en 2012, no llegó el fin del mundo: llegaron las Bellas de Barden. Aunque estas chicas canten sin acompañamiento, vosotros podéis poner fondo a sus canciones devorando unos snacks ‘aca-riquísimos’.

La vida de Brian (1979)

La película más divina y romana de los Monty Python se merece una cena imperial. Acompaña sus imágenes con un surtido de delicadezas, y tus amistades verán el lado bueno de la vida.

Desmadre a la americana (1978)

La comedia universitaria más destrozona de todos los tiempos, con su John Belushi neroniano, pide un acompañamiento gastronómico a gritos. Gritos de “¡Toga, toga, toga!”, para ser exactos

Los Vengadores (2012)

Tal vez los héroes más poderosos de Marvel prefieran el shawarma, pero tú no estás obligado a ponerte oriental para acompañar esta aventura superheroica. Unos platos sencillos, pero abundantes, bastarán para que tu gente se sienta tan poderosa como Hulk.

La boda de mi mejor amiga (2011)

¿Qué es una boda sin un convite en condiciones? Bien poca cosa. Y, ¿qué es la obra maestra de Paul Feig y Kristen Wiig sin aperitivos para acompañarla? Mucho menos graciosa.

Los cazafantasmas (1984)

Admitámoslo, que no pasa nada: cada vez que vemos a Moquete ponerse como el quico (espectral) en el salón de banquetes, nuestras tripas hacen más ruido que Zuul. Y, de postre, ¿apetece un bizcochito?

Ir a la portada