Ir a la portada

7 lugares de las Islas Canarias que deberían salir en la precuela de ‘Juego de tronos’

Puede que ‘Juego de tronos’ acabe este año, pero aún queda mucha historia de Poniente por contar. La precuela que prepara Jane Goldman (‘Kingsman’) con Naomi Watts como protagonista comenzará a rodarse este mismo año, con las Islas Canarias como escenario natural.

De momento se sabe poco sobre la nueva serie, apenas que transcurrirá en la llamada Edad de los Héroes, ese pasado mítico que dio forma a la mitología de Poniente y en el cual se formaron las grandes casas nobles, pero podemos aventurar que si HBO se anima a rodar en los siguientes parajes de Canarias tendrá poca fantasía que añadir a lugares que ya son de auténtico ensueño. A fin de cuentas, allí  Winter Is Not Coming. 

Parque Rural del Nublo (Gran Canaria)

Con sus 263 km2 de superficie, es el espacio natural más grande de la isla de Gran Canaria, con abundante vegetación y una orografía espectacular para servir de fondo a largas caminatas o, según los medios del personaje en cuestión, cabalgatas. Además, el rosalillo endémico de la zona es de lo más fotogénico para líricos planos detalle.

Parque Nacional de Timanfaya (Lanzarote)

Asumimos que hace miles de años en Poniente era más habitual que ahora vislumbrar dragones por ahí sueltos, y sin duda entre los volcanes y campos de lava vírgenes de Timanfaya se encontrarían como en casa. Una casa besada por el fuego.

Los Órganos (La Gomera)

Si los espectadores internacionales ya han alucinado con enclaves españoles como San Juan de Gaztelugatxe o el Parque Natural de Los Barruecos, espérate a que descubran este impresionante monumento natural de origen volcánico, formado por el enfriamiento lento de la lava, hasta quedar con esas formas achatadas que la erosión marina asemeja a los tubos de un órgano gigantesco.

Monumento Natural de Las Playas (El Hierro)

Deslizamientos de tierra masivos pegaron una asombrosa dentellada a la más joven de las Islas Canarias, formando un descomunal anfiteatro natural de 9 kilómetros de largo que mira hacia el mar y puede acoger los juicios por combate más encarnizados del antiguo Poniente.

Bosque de Los Tilos (La Palma)

Un frondoso bosque de laurisilva que toma la forma de jungla impenetrable, de vegetación densa y tonos de verde llamativos entre sus cascadas. Con tanto árbol en cuyo interior, no nos extrañaría que este fuera el hábitat original de los Niños del Bosque.

Playa de Cofete (Fuerteventura)

La fina arena de la salvaje y virgen playa de Cofete ya es suficiente para crear una imagen de otro mundo, quizás el legendario Feudo Franco de Valyria que gobernaba sobre el continente de Essos. Contemplar las montañas de Jandía que la escoltan completa el sortilegio.

Barranco del Infierno (Tenerife)

El accidente geográfico más abrupto del suroeste de Tenerife tiene un nombre demasiado atractivo para no llamar la atención de un equipo de localizaciones. Eso sí, por motivos de conservación de la biodiversidad que acoge, actualmente el acceso está restringido a 300 personas diarias, así que habría que reservarlo para rodar solo una o dos escenas clave.