5 videojuegos que querríamos ver homenajeados si ‘Ready Player One’ fuera cine español

ARMY MOVES

Lanzado en 1986 por la todopoderosa Dinamic, fue todo un éxito que se aupó a las listas de más vendidos en Reino Unido.

En nuestro particular Ready Player One no podría faltar el jeep de la temible primera parte.

GOODY

Otro éxito de ventas perpretrado en este caso por la compañía Opera Soft en el año 1988. Su programador, Gonzo Suárez, llegaba a la informática proveniente del mundo del cine, ya que es el hijo del director Gonzalo Suárez.

Visto desde la perspectiva celtibérica, es imposible no ver la película de Spielberg y no echar de menos al ladrón más carismático de los 8 bits.

LAS TRES LUCES DE GLAURUNG

Que no te engañen los documentales ni las series ambientadas en los 80, porque en 1986 prácticamente nadie sabía lo que era Zelda de los Pirineos hacia abajo (y hacia arriba casi que tampoco).

Aquí, lo más parecido a las aventuras de Link que teníamos era Las tres luces de Glaurung, un espectacular juego que lanzaron bajo el sello de ERBE un grupo de programadores que después formarían Topo Soft.

Freddy Hardest

En 1987, el desaparecido Emilio Salgueiro creó a uno de los personajes más carismáticos de toda la historia del videojuego español: Freddy Hardest.

Un astronauta chuleta, bebedor y despistado ¿Cómo no echarle en falta en Ready Player One?

La Pulga

Y aunque esta selección exija dejar fuera a algún clásico de la época, nuestra contribución ibérica a Ready Player One no podría estar completa sin la decana de todos los videojuegos patrios.

Creado en 1983 por Paco Portalo y Paco Suárez, el primer juego español consistía en manejar a esa simpática pulga que fue un fenómeno por toda Europa y que hoy día bautiza a los “Goya” que se entregan a los mejores videojuegos españoles del año.

Ir a la portada