CRÍTICA

Ya no estoy aquí

7

Por
29 de mayo de 2020

“Ay me da, qué tristeza que me da, me da / me da la lejanía, ay me da / qué tristeza me da, estar tan lejos de la tierra mía”. La letra es de Lisandro Meza, uno de los maestros de la cumbia colombiana, un ídolo para el joven Ulises, mexicano de Monterrey, un Kolombiano con K, como se autodenominaban este movimiento adorador de la cumbia, pero una cumbia rebajada, ralentizada, pausada y bailada con unos pasos que casi recuerdan danzas tribales, en círculos sobre sí mismos.

Ulises pertenece a los Terkos, una de las bandas star de Monterrey que no molestan a nadie, solo quieren bailar hasta que se cruzan en su camino los narcos y Ulises debe salir huyendo de su casa, de su ciudad, de su banda, solo se lleva su música y su peculiar estilo capilar con él, pero no son suficientes para la cruel e inhóspita Nueva York. El ritmo pausado de su cumbia choca contra el acelere neoyorquino.

La historia de Ulises es la del inmigrante perdido, incapaz de adaptarse ya a ningún sitio, la pérdida forzada de identidad por salvar la vida, la suya y la de su familia. La constante mirada perdida. El director Fernando Frias trabaja con actores no profesionales para llenar sus diálogos de autenticidad y también sus movimientos, su arraigo a las calles empinadas de Monterrey, donde las cumbia les salvó… durante un tiempo. Ese mismo ritmo regio acompaña la historia de Ulises, un viaje en el que pierde su Ítaca.

Un viaje desesperado a ritmo de cumbia rebajada.

SINOPSIS:

Ulises es un joven mexicano de 17 años que, tras un malentendido con los narcotraficantes locales, debe emigrar a Estados Unidos, dejando atrás a su pandilla, el baile, las fiestas... La soledad pronto hará que anhele el regreso al hogar.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: México

DURACIÓN: 112 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA:

ESTRENO: 29 de Mayo de 2020