CRÍTICA

WAZ

4

Por
29 de febrero de 2008

Toni Vall

¿ERA NECESARIO QUE ENTRE unos y otros se propusieran dinamitar los logros y el prestigio de Seven? Ya se terminaron –por suerte– los coleccionistas de amantes, huesos y la saga de Saw está ya exprimida hasta la saciedad. ¿Qué podemos hacer? Giremos el título y a ver qué tal. El resultado es WΔZ. Lo peor de este nuevo chapuzón en la odisea de un policía atormentado que persigue a un asesino en serie no es su terrible convencionalismo –a veces casi entretiene–, tampoco su tronado efectismo visual, ni su catálogo de sustos de manual, sino su inexplicable clímax. Trampa tras trampa hasta la milonga final. Ésta parece ser la filosofía. Y es que la coartada sexual que el director se inventa para dar el carpetazo a su historia podría encabezar una antología del disparate, del sinsentido, del morrazo fílmico. 

SINOPSIS:

WAZ es la fórmula que utiliza un asesino en serie llevar a la práctica un macabro juego con sus víctimas: morir sufriendo o acabar con la vida de un ser querido. 

WAZ

 

TERROR / RU, EE UU / 2007 / 105 MINUTOS / VERTIGO. DIRECTOR: TOM SHANKLAND ACTORES: STELLAN SKARSGÅRD, MELISSA GEORGE GUIÓN: CLIVE BRADLEY PRODUCCIÓN: ALLN NIBLO, JAMES RICHARDSON. wazthemovie.com

 

ESTRENO: 29 de Febrero de 2008

ETIQUETAS: