CRÍTICA

Vulcania

6

Por
30 de octubre de 2015

Dos familias enfrentadas, un pueblo aislado en mitad del bosque cuyo corazón económico y social es una fundición siderúrgica y la sospecha de que más allá de las vías del tren se encuentra el futuro. En Vulcania, la ópera prima de José Skaf, leemos muchos mensajes de historias políticas recientes, como obliga, por otra parte, la tradición de la ficción distópica, y aun y así la película discurre por sendas poco habituales en este tipo de relatos: de la sospecha pasamos al melodrama de tintes sobrenaturales para retomar la acción heroica en clave íntima, una acción de forjado lento pero de resolución sólida como el metal que trabaja esa sociedad doblegada, paradojas, ante una mentira mil veces repetida y convertida, así pues, en verdad.
Es cierto que en los últimos años nos han invadido las distopías para adolescentes, pero Vulcania se aleja justamente del fervor mesiánico de ese tipo de trabajos en su apuesta por retratar la opresión claustrofóbica que sufren sus malogrados héroes, Jonás (Miquel Fernández) y Marta (Aura Garrido), dos perdedores unidos por un accidente en el que han muerto sus familiares y se ha revelado un misterio oculto, que apunta ideas subversivas contra esa comunidad que gobierna con mano de hierro, en vez de hacer estallar una revolución cuyas imágenes, parece decirnos Skaf, continúan fraguándose en el imaginario colectivo pese a la toma de conciencia.

El cine español traduce a Orwell y señala el camino de la rebelión.

SINOPSIS:

Jonás, que acaba de perder a su familia en un misterioso accidente, comienza a trabajar en la fundición del pueblo. Ahí conoce a Marta, con la que comparte tragedia y de la que intentará sacar información sobre lo sucedido. Su descubrimiento sacudirá los cimientos de la comunidad.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN: ,

PAIS: Francia

DURACIÓN: 90

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: Alfa Pictures

ESTRENO: 04 de Marzo de 2016