CRÍTICA

Vivir sin parar

5

Por
20 de octubre de 2014

Podría haber sido una muestra vigorizante de ese cine que abarrota las salas a fuerza de descuentos para jubilados; a saber, historias crepusculares con personajes viejunos para los que se enciende una lucecita de esperanza. Al menos cuando las hacen los anglosajones. El problema es que Vivir sin parar es alemana en lugar de británica, francesa o italiana, y esta gente no sabe lo que es el optimismo infundado. De ese modo, la última carrera de este ex atleta jubilado que se rebela contra la enfermedad, la senectud y la geriatría quemando zapatilla no concluye en reconfortante final con brazos alzados en la línea de meta y sensación de victoria. Al menos esta vez no habría estado mal un poquito más de mentira para pasar el repecho de este tramo.

A pesar de un buen inicio, sufre en los kilómetros finales.

SINOPSIS:

Paul Averhoff fue una leyenda como corredor de maratón. Incluso ganó la medalla de oro en las Olimpiadas de Melbourne en 1956. Pero los días de gloria han pasado. Ahora tiene más de 70 años y vive con su esposa Margot en un hogar de ancianos donde para entretenerse solo puede elegir entre el coro o las clases de manualidades. Y no aguanta más.

Vivir sin parar

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN: ,

PAIS: Alemania

DURACIÓN: 0

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: Karma

ESTRENO: 14 de Noviembre de 2014