CRÍTICA

Viva la libertá

7

Por
21 de mayo de 2014

 

Al igual que la reciente Enemy de Denis Villeneuve, la italiana Viva la libertad, escrita y dirigida por Roberto Andò, se adentra en los terrenos del doble aunque desde una perspectiva diferente. El hermano gemelo de un político italiano de izquierdas (Toni Servillo) sustituye a su congénere en plena crisis de oposición cuando este último se escapa a Francia porque no aguanta la presión mediática y personal. El resultado del cambio sorprende hasta a sus compañeros de filas. Como el clon es mucho más asertivo, pasional, flexible y, por tanto,marketiniano que el original, características muy valoradas por el electorado y por sus propios compañeros, sube rápidamente en las encuestas. Servillo se esfuerza al interpretar a los dos personajes y consigue salirse a ratos de Jep Gambardella, también un hombre desorientado, que le ha caracterizado por los siglos de los siglos en La gran belleza de Paolo Sorrentino.

El filme se mueve con agilidad entre la comedia política de un gemelo y los breves intentos de un drama social-introspectivo-onírico del otro. Lo que no me queda claro es, al final, qué defiende Andò: que la izquierda debe articular su discurso alrededor del márketing para salir del hoyo o, por el contrario, que el márketing es el que ha llevado a la izquierda al sumidero de la “no ideología”, de la canción fácil, del votar unas primarias a través del iPhone.

Interesante reflexión sobre el doble y su utilidad en política.

SINOPSIS:

Enrico Oliveri, un político en crisis y secretario del principal partido de la oposición que está perdiendo apoyos, abandona sus compromisos y responsabilidades tras ser criticado duramente en un mítin y se esconderá en Francia, en casa de una amiga.

Viva la libertá

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN: ,

PAIS: Italia

DURACIÓN:

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA:

ESTRENO: 21 de Mayo de 2014