CRÍTICA

Van Gogh, a las puertas de la eternidad

7

Por
25 de febrero de 2019

“Quizá Dios me hizo pintor para la gente que no ha nacido aún”, le dice Vincent van Gogh (pletórico y complejo Willem Dafoe, merecida nominación al Oscar) a un sacerdote (interpretado por Mads Mikkelsen) que le puede dar el alta del asilo. Es la frase más obvia y convencional de este nada obvio ni convencional autorretrato del pintor impresionista. Julian Schnabel, pintor también, le hace decir esas palabras. Las pudo sacar de sus cartas en las que ha basado el guion. O simplemente cree que Van Gogh las pensó y hasta compartió con su hermano Theo (Rupert Friend), el único que confió en su talento y le financió sus últimos años en el sur de Francia, los más prolíficos entre arrebatos de locura y de genialidad. Aquel delicado precipicio en el que se mantuvo entre paseos por el campo y episodios violentos (cuando se cortó la oreja, su muerte que Schnabel no considera suicidio) en los que el director no se recrea, sino muestra como ensoñaciones borrosas que ni el propio Van Gogh podía explicar.

Schnabel nos hace mirar con los ojos de Van Gogh, intentar entender cómo cada vez que miraba, veía algo nuevo. Lo feo lo veía bonito. No pintaba el objeto o la persona que tenía delante sino la experiencia que vivía con ellos, el momento que compartían, el recuerdo que le quedaría. Por eso, A las puertas de la eternidad no es un biopic más del pintor más desgraciado en vida y afortunado en muerte, es una reflexión sobre el arte, sobre la creación y su innegable aspiración (y ansiedad) de eternidad, de dejar un legado. De ahí su envoltura espiritual. Y también una positividad que no solemos asociar con esa imagen del torturado Van Gogh. Sí, fue feliz pintando, dice la película cuyo mayor logro es devolver a este icono pop que vemos hasta en cojines de macramé el valor de genio que merece.

Luminoso biopic que no se recrea en el artista torturado, sino en su felicidad.

SINOPSIS:

1886, Arlés. El pintor holandés post-impresionista, Vincent van Gogh, huye del bullicio de París y se refugia en un pequeño pueblo de Francia. Allí es tratado amablemente por algunos y brutalmente por otros. Madame Ginoux, la propietaria del restaurante del pueblo se apiada de su pobreza y le regala un libro de contabilidad, que Vincent llena de dibujos. Pero sus continuos cambios de humor hacen que varios vecinos le tengan miedo. Su mejor amigo Paul Gaugain le adora, pero acaba huyendo de su lado debido a la abrumadora personalidad de Vincent, y su hermano y comerciante de arte Theo le apoya incondicionalmente, pero no logra vender ni una sola de las pinturas del artista. En esta tumultuosa época, Vincent pinta las obras maestras espectaculares que son reconocibles en todo el mundo hoy en día.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , , , , , , , ,

GUIÓN:

PAIS: Reino Unido

DURACIÓN: 106 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Diamond Films

ESTRENO: 01 de Marzo de 2019

Steven Spielberg producirá una película sobre los Bee Gees

Al frente del sorprendente proyecto también se encuentran los productores de 'Bohemian Rhapsody' y 'Rocketman', ya expertos en el tema musical.

Dwayne Johnson protagonizará el biopic de la leyenda de la lucha libre Mark Kerr

Precisamente, la fama de 'The Rock' no habría sido posible sin su pasado en el ring, por lo que este papel le viene como anillo al dedo.

Lily Collins, un papel clave en el biopic ‘Tolkien’

La actriz da vida a la esposa del creador de universos tan afamados como 'El señor de los anillos' y 'El Hobbit', para los que fue fuente de inspiración.

Biopics que nunca debieron hacerse

No todos los filmes biográficos son carne de Oscar y el camino para lograr la hagiografía perfecta también está lleno de películas para taparse los ojos.