CRÍTICA

Unos dias para recordar

5

Por
01 de junio de 2015

Sabido es que una convalecencia sanitaria inspiró a Händel para componer El Mesías, y que Onetti se autoexilió en la cama sus últimos doce años de vida. Conclusión: tomar la horizontal, hospitalariamente o no, a veces es mano de santo para algunos espíritus desvencijados. Por ejemplo, el protagonista de esta historia, que se ve obligado a hacer memoria, labor de contrición y espíritu de enmienda escayolada por culpa de un rocambolesco y carambolesco accidente en el Sena. Perteneciente al subgénero “tipo duro se vuelve trozo de pan”, Unos días para recordar (algunas traducciones libérrimas de títulos parecen sándwiches de sacarina) se beneficia de la reconversión de Gérard Lanvin en una Amélie con pata chula y pijama: entre bufido y chute de morfina apaña las vidas de una madre adolescente, una enfermera enamoradiza y el prostituto rescatador. Aparte de ordenar los renglones torcidos de su propia biografía, claro. Sin demasiado esfuerzo, pero con firme sencillez, el autor de La fortuna de vivir demuestra su habilidad para la fórmula magistral que aúna costumbrismo, humanismo y vitalismo con toques de crítica social más certeros que de investigación policial. No hacía falta mucha cirugía fina para semejante enfermo imaginario, pero aplicar remedios caseros y ungüentos clásicos no siempre es tarea fácil. Eso sí, se ha pasado con el cloroformo porque se olvida al instante.

Comedia de uso tópico y con el balsámico toque Jean Becker.

SINOPSIS:

Después de caerse al río Sena, Pierre debe pasar cuatro semanas de convalecencia forzosa en el hospital. Allí no para de recibir, a todas horas, las visitas de amigos, familiares, otros pacientes y personal médico.... Atrapado en su cama con tiempo para reflexionar, se da cuenta que su convalecencia le brindará la oportunidad de empezar una nueva vida.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN: ,

PAIS: Francia

DURACIÓN: 81

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: A Contracorriente Films

ESTRENO: 31 de Julio de 2015