CRÍTICA

Una noche con mi exsuegro

6

Por
04 de junio de 2017

Gavin Wiesen debutó hace ya seis años con El arte de pasar de todo, una película independiente que trataba el paso de la adolescencia a la edad adulta desde una mirada muy parecida a lo que más tarde haría Linklater en Boyhood con mayor fortuna. Sorprende que haya tardado tanto y que lo haga con esta comedia amable de título traducido horripilante. Si superan los prejuicios, lo que el filme propone no está mal: un padre (J.K. Simmons) va a la búsqueda de su hija con la ayuda de su exnovio (Emile Hirsch), que es un pobre patán. No es difícil imaginarse el desarrollo pero lo que en el arranque prometía con un incomodísimo primer encuentro entre los dos personajes, se va diluyendo. El guión propone varios sketches afortunados, especialmente en los que aparece la genia Kristen Schaal, pero no son suficientes para levantar la película. Tampoco lo consigue el trabajo de Simmons y Hirsch a pesar de tener una cierta química cómica: todo se estanca porque cuando hay que pisar el acelerador, Wiesen se decide por la comedia amable. No pasará a la historia Una noche con mi exsuegro salvo, repito, por la terrible traducción de su título.

Ni siquiera es una mala película, es algo peor: olvidable.

SINOPSIS:

El Señor Gallo llega a Los Ángeles en una escala y decide ir a darle una sorpresa a su hija, cuando llega, descubre que ella se ha marchado. Para encontrarla se une a uno de sus ex novios. Juntos vivirán una noche... única.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: EE UU

DURACIÓN: 86 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Paycom Cinema

ESTRENO: 30 de Junio de 2017