CRÍTICA

Un dia perfecto

7

Por
01 de junio de 2015

“Mambrú se fue a la guerra, qué dolor, qué dolor, qué pena”, cantaban las niñas jugando a la rayuela en tiempos de Luis XVI. Los patios de Versalles habían convertido las gestas del duque de Marlborough (el tal Mambrú) en un juego infantil. Un absurdo. Un contrasentido. León de Aranoa se fue a la guerra y comprendió que cualquier conflicto lo es. Algo ilógico. Descabellado. Sinrazón pura.

Qué lejos quedaron Amador, Princesas, Los lunes al sol. ¿Familia? No, Familia no. La última película de León de Aranoa, un día en la vida de un grupo de ayuda humanitaria en un conflicto armado, tiene más de su ópera prima que de cualquier otra cosa. Empezando por Mambrú, latin lover de los Balcanes ya en retirada. Cara dura, labios gruesos, los de Benicio del Toro, tiene a media ONU, sección femenina, suspirando por sus huesos. Como a Olga Kurylenko, más pendiente del caso que le hace éste que de dónde están las minas antipersona. B es otra cosa. B es Tim Robbins, el reverso loco de su filmografía más turbada, un temerario con bandana al que la guerra se le ha quedado dentro y ya no le suelta.

Aranoa, como Mambrú, se fue a la guerra. Pero en lo que fue y volvió, la guerra había cambiado. Ya no eran los Balcanes que salían en los periódicos cuando estudiábamos en la facultad de periodismo y algunos, Territorio comanche bajo el brazo, soñaban con ser reporteros allí. La guerra era otra cosa ya, más difícil de contar con sobriedad, un relato de tono extraño, ni cómico a la manera Coen, ni dramático como sus anteriores películas. Una historia con diálogos que beben de Beckett, tan absurda como la misión liderada por Del Toro: sacar un cadáver de un pozo para purificar el agua y que los de allí puedan volver a beber. En las antípodas de Spielberg y otros desembarcos, así echan el día los héroes de Aranoa, fontaneros de la guerra que ponen de manifiesto su sinrazón absoluta. 

Esta guerra es una ruina y la ayuda humanitaria habla como si estuviese en una obra de Beckett.

SINOPSIS:

Sophie (Mélanie Thierry) quiere ayudar a la gente, Mambrú (Benicio del Toro) quiere volver a casa, Katya (Olga Kurylenko) quiso una vez a Mambrú. Damir (Fedja Stukan) quiere que la guerra termine, Nikola (Eldar Residovic) quiere una pelota, B (Tim Robbins) no sabe lo que quiere. Pero lo que quieres pocas veces coincide con lo que necesitas. Un grupo de cooperantes trata de sacar un cadáver de un pozo en una zona de conflicto. Alguien lo ha tirado dentro para corromper el agua y dejar sin abastecimiento a las poblaciones cercanas. Pero la tarea más simple se convierte aquí en una misión imposible, en la que el verdadero enemigo quizá sea la irracionalidad. Los cooperantes recorren el delirante paisaje bélico tratando de resolver la situación, como cobayas en un laberinto. Humor, drama, ternura, rutina, peligro, esperanza: todo cabe en un día perfecto.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN: 0

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: Universal Pictures

ESTRENO: 28 de Agosto de 2015

El ‘Don Quijote’ de Terry Gilliam, cancelado una vez más

Engañado por uno de sus productores, el director de '12 monos' se ve obligado de nuevo a suspender su filme. "Yo me habré muerto antes que la película", bromea

Tráiler de ‘Momentum’, con Olga Kurylenko

La actriz de origen ucraniano protagoniza junto a James Purefoy y Morgan Freeman un thriller de acción donde por fin puede pegar patadas y disparos como una agente en problemas.

EXCLUSIVA: Olga Kurylenko es Katia en ‘Un día perfecto’

La actriz ucraniana nos explica cómo es su personaje en la nueva película de Fernando León de Aranoa, donde comparte cartel con Benicio del Toro y Tim Robbins.

Olga Kurylenko: “Aprendí a leer los posos del café para ‘El maestro del agua”

La actriz de origen ucraniano interpreta a una viuda turca, cuyo marido falleció en la batalla de Galípoli al igual que los hijos del zahorí interpretado por Russell Crowe.