CRÍTICA

Two lovers

10

Por
14 de mayo de 2010

James Grey es algo así como un anacronismo, no sólo por su afi ción a los mecanismos explícitos de género sino sobre todo por su empeño en mostrar una sinceridad melodramática casi dogmática. En el centro de Two Lovers se sitúa un triángulo amoroso (Joaquin Phoenix entre Gwyneth Paltrow y Vinessa Shaw) dotado de una intensidad total libre de guiños cínicos, y cuya seriedad resultaría ridícula de no ser por su capacidad de permearnos la piel gracias, en buena medida, a su falta de concesiones al histerismo. Porque puede que muestre emociones gigánticas y aspiraciones de tragedia griega, pero Gray sabe que el amor romántico no es más que un choque de circunstancias e impulsos, una forma irracional de colmar una necesidad.

En consecuencia, Two Lovers es única por cómo desdeña la premisa misma de los anhelos de su protagonista y, a la vez, nos hechiza con ellos. Estamos demasiado cerca de Leonard (Joaquin Phoenix) para sentirnos superiores, y verlo enamorarse perdidamente de Michelle (Gwyneth Paltrow) es casi como revisitar obsesiones adolescentes propias. Para Gray o para Leonard, las distinciones entre lo maduro y lo naíf, lo verdadero y lo falso, lo fugaz y lo eterno, son irrelevantes. Las emociones circulan libres de evaluaciones morales o intelectuales. ¿Es deseable esa indiferencia por los juicios de valor? No saber la respuesta resulta desconcertante. Atrapado, Leonard siente que debe elegir entre los dictados de la razón y los del corazón, entre quedarse en su casa y en su clase socioeconómica o aventurarse a la glamurosa y neurótica Nueva York, o al menos se aferra desesperadamente a la ilusión de que realmente tiene la libertad de escoger. Es casi milagroso que, aunque la historia tiene un componente de inevitabilidad, de cuento moral, aun así los personajes sean complicados e inciertos de un modo habitual en el mundo real pero inusual en el cine americano, en parte porque hablan mascullando, con la boca cerrada y la mirada huidiza, conscientes de que las palabras son inadecuadas para expresar nada, que sirven sólo para tantear como lo hacen los invidentes o quienes tratan de seducir.

En última instancia, en cualquier caso, Two Lovers será romántica pero desde luego no es confortante, en tanto que se enloda en la implacable demencia del deseo y de la autodestrucción que éste puede infl igir. Leonard es esclavo de emociones excitantes, exasperantes y crueles sobre las que no tiene control, y seguirlas lo abocará irremediablemente a la pérdida o, peor, a la engañosa y demoledora sensación de que el final de esta historia no es un final feliz, a abandonarse a la resignación mientas confunde a su verdadero ángel de la guarda con una mera forma de claudicación, incapaz todavía de comprender que, en el mundo de los adultos, aunque nos pese, seguir las fantasías sólo conduce a la amargura.

NANDO SALVÁ

SINOPSIS:

Tras fracasar en su intento de suicidio, Leonard se instala con sus padres en su Brooklyn natal, donde conocerá a dos mujeres entre las que tendrá que elegir.

Two lovers

DRAMA / EE UU / 2008 / 110 MINUTOS / DEAPLANETA. DIRECTOR: JAMES GRAY ACTORES: JOAQUIN PHOENIX, GWYNETH PALTROW, VINESSA SHAW GUIÓN: JAMES GRAY, RICHARD MENELLO. www.twoloversmovie.com

ESTRENO: 14 de Mayo de 2010

ETIQUETAS:

,

Gwyneth Paltrow recibe burlas del equipo de Harvey Weinstein al desvelarse su rol en la caída del productor

La actriz tuvo un papel clave en la investigación periodística que llevó al desenmascaramiento de los abusos sexuales de Harvey Weinstein, que será juzgado en enero.

Ya sabemos por qué Gwyneth Paltrow se olvidó de que salía en ‘Spider-Man: Homecoming’

Jon Favreau explica por qué su compañera en el MCU pudo olvidarse de su intervención en la primera película en solitario del 'Spidey' de Tom Holland.

Gwyneth Paltrow tampoco se acuerda de que Samuel L. Jackson forma parte del Universo de Marvel

La actriz ha aparecido en varios films del estudio, pero eso no quiere decir ni que se acuerde de ellos ni de las personas que aparecían.

Gwyneth Paltrow, la más olvidadiza de Marvel: tampoco se acuerda de Sebastian Stan

La intérprete de Pepper Potts demuestra una vez más que le hace falta comer rabos de pasas, que son buenos para la memoria.