CRÍTICA

Tropa de élite

8

Por
11 de julio de 2008

Carlos Marañón

COMO UN MONUMENT VALLEY de la degradación moral, igual que una Venecia de la miseria, acaso un Harlem adaptado a las nuevas formas del crimen, las favelas de Río de Janeiro se han convertido en un paisaje cinematográfico –horror– de moda. Un referente visual, casi un tópico, absolutamente reconocible en todo el mundo (en la última aventura de Hulk, alimento adrenalínico de millones de espectadores, hasta Edward Norton se oculta en una favela). Una postal del crimen organizado, vamos. Un caso clínico perfecto para cineastas con ganas de liarla. La pobreza sigue siendo el negocio más rentable del mundo. Y las mafias, las ilegales y las del Estado, tiran allí de repertorio. Inteligentemente instalado entre la denuncia valiente y la solución fascistoide al conflicto, José Padilha ha logrado lo que pretendía: despertar interés por su película. Ya sea para llamarle facha a la cara o para aplaudir sus arrestos. La estampa del filme como pieza de acción es irreprochable. Y, aunque vinculada estéticamente a Ciudad de Dios, deja de lado la poética de Meirelles (aquel grandioso filme sigue haciendo mucho daño a montañas de cineastas sin imaginación), se aleja de la línea de Estación Central de Brasil y se agradece. La mala copia hubiese resultado insufrible. La retórica de buenos y malos, el aparente maniqueísmo resulta perfecto para el juego de imágenes que se establece en el filme. Pero hay algo más tras la historia del policía de élite que busca un sustituto perfecto para que el elegido siga luchando inútilmente contra el crimen en una dudosa moralidad más cercana a Peckinpah que a John Ford: una solución de porte lampedusiano. Efectista y truculenta, es, en sus dobleces, donde la película coge aire. Y no sólo porque no se sepa de qué pie cojea un director que se recrea en la violencia que su tropa de élite utiliza contra el crimen, limpiando los callejones de la favela. No hay épica sino miedo en sus operaciones, que a veces tienen algo de Loca academia de policía que se toma en serio. Ahí se oculta la gran crítica de un filme que parece no dejar títere con cabeza: que el sistema se perpetúe es hoy la única forma de vida, la única salida entre la corrupción para un hombre que quiere escapar y no puede. 

SINOPSIS:

El Papa está a punto de visitar Río y la unidad de élite de la policía intenta ‘limpiar’ las favelas de la ciudad. Un oficial a punto de ser padre busca un sustituto.

Tropa de élite

POLICÍACA / 2007 / 118 MINUTOS / BRASIL / ALTA FILMS DIRECTOR: JOSÉ PADILHA ACTORES: WAGNER MOURA, CIAO JUNQUEIRA, ANDRÉ RAMIRO GUIÓN: ANDREÉ BATISTA, BRÁULIO MANTOVANI FOTOGRAFÍA: LULA CARVALHO MÚSICA: PEDRO BROMFMAN PRODUCCIÓN: JOSÉ PADILHA tropadeeliteofilme.com.br

ESTRENO: 11 de Julio de 2008

ETIQUETAS: