CRÍTICA

Trance

8

Por
14 de junio de 2013

“El secreto de quién es y qué le ha hecho huir de sí mismo, todos estos secretos están encerrados en su cerebro, pero usted no quiere afrontarlos. Muchas veces el ser humano no quiere conocer la verdad sobre sí mismo porque sabe que le va a hacer daño, pero se hace más daño intentando olvidar”.

En Recuerda (1945), Alfred Hitchcock nos presentaba a un torturado y amnésico Gregory Peck al que un doctor intentaba convencer, con estas palabras, para que participase en una sesión de hipnosis. El sueño de Peck era un rompecabezas. La película de Danny Boyle, también. La Ingrid Bergman de Boyle es Rosario Dawson, su paciente, James McAvoy y el pintor, aunque español, no es Dalí. En Trance el paralelismo pictórico entre los dos directores ingleses llega de la mano de Goya. Pero ésa es otra historia. Una historia, de las muchas que esconde Trance, aunque a primera vista no lo parezca, que mejor ni tocar. Para el espectador que huye de tráilers, entrevistas y demás spoilers a la sombra, Trance es de esas películas de las que es mejor no saber absolutamente nada.
La historia arranca como una cinta de acción, con el robo de un cuadro y la consiguiente persecución del criminal. Para, inmediatamente, dar un volantazo y meternos por la psique de Simon, interpretado por McAvoy. El “Simon dice…” era un juego de memoria, y ésta es la que ha perdido un subastador de arte reconvertido en caco tras un golpe en la cabeza.

¿Dónde está el objeto del robo? Y como si de un macguffin hitchcockiano se tratase, a partir de ahí, Boyle propone un poderoso thriller psicológico, un enrevesado juego, en el que Franck (Vincent Cassel), un elegante gangster contrata a Elizabeth (Dawson) para que escarbe en el cerebro de Simon. La sugestión a la que somete esta mujer a Simon es tal que el espectador se contagia de ella. La interpretación de la actriz es tan potente e hipnótica, que te sientes por momentos como el propio Simon. Éste posiblemente sea su mejor papel, con el que logra traspasar la pantalla y hacernos partícipes del misterio sin apenas pestañear. Una femme fatale desde otra sugerente perspectiva. Algo que tenía claro Boyle, también que Trance es “un disparatado thriller”. Seguramente. Para el espectador significarán 95 minutos de sofisticado psicoanálisis, de exquisita manipulación. Boyle ha huido, efectivamente, del manido cine de gángsters de Guy Ritchie, aunque a veces Cassel tienda a la autoparodia. Todos los personajes son solitarios, no conocemos apenas nada de ellos como parte del ardid, pero no son fríos, interactúan, creando cierta camaradería entre ellos. Unos confían en otros, aunque no sepan dónde está la mentira. Lo mismo nos pasa a nosotros con Boyle aunque intuyamos que esconde un as en la manga.

Cuando uno entra en la sala de cine a ver Trance lo que hace realmente es pasar a la consulta a que le hipnoticen. Tus estados de ánimo variarán, pasarás de la confianza a la incertidumbre, no entenderás nada y creerás saberlo todo, te sentirás una marioneta. Y cuando Boyle chasque los dedos al final de la sesión, abrirás los ojos como platos: con la inquietud de volver a verla o pensando, incrédulo, que no tenías que haber entrado nunca por esa puerta.  

VEREDICTO: Para los que se dejarían hipnotizar y para mentes inquietas.

SINOPSIS:

Un marchante de arte planea un robo a una casa de subastas, para lo cual se une a un grupo de ladrones. Sin embargo, tras una traición, el jefe de la banda le golpea y le deja inconsciente, lo que provocará que se despierte con amnesia.

Trance

Thriller / GB / 2012 / Dir: Danny Boyle / Reparto: James McAvoy, Rosario Dawson, Vincent Cassel / Guión: Joe Ahearne

ESTRENO: 14 de Junio de 2013

ETIQUETAS:

‘Bond 25’: Lashana Lynch arrebatará el título de agente 007 a James Bond

En la película que prepara Cary Fukunaga, la guionista Phoebe Waller-Bridge ha ideado un giro de guion que no gustará nada al personaje de Daniel Craig.

Todo lo bueno de ‘Yesterday’ se lo debemos a Richard Curtis (y a los Beatles, claro)

El guion de lo nuevo de Danny Boyle está firmado por uno de los mayores talentos salidos de Gran Bretaña en las últimas décadas. Esta es su historia.

Danny Boyle anuncia la tercera parte de ’28 días después’

Alex Garland ('Aniquilación') volverá a la saga zombie más infecciosa para dirigir y escribir la nueva película.

Danny Boyle cree que Robert Pattinson debería ser el próximo James Bond

El director ha sido apartado del rodaje de la última entrega, pero eso no ha hecho que haya dejado de interesarse en el futuro del agente 007.