CRÍTICA

Tommaso

8

Por
23 de septiembre de 2020

En 2019 varios cineastas se abrieron en canal y decidieron exhibir en sus ficciones, sin apenas disimulo en la elección reconocible de alter ego, una vulnerabilidad brutal, decisiones biográficas discutibles y, ante todo, mucho dolor.

Existe un tipo de cine confesional que, pese a su innegable valor como ejercicio autocrítico y para exorcismo de la autopercepción de sus artífices, al final dedica una parte abundante de tiempo a mostrarlos afligidos hasta cierto punto pero también retozando con bellas mujeres esculturales; tradición que va de Fellini 8 1/2 a Knight of Cups pasando por Recuerdos, de Woody Allen. En cambio, otra manera de exponerse más sofisticada (y exhibicionista en otro terreno) es posible. Como han demostrado Joanna Hogg con The Souvenir, Pedro Almodóvar con Dolor y gloria y Abel Ferrara con Tommaso, la sinceridad de una mirada hacia dentro no se diluye al compartirla fuera.

Ferrara recurre a Willem Dafoe, amigo, compañero de numerosas batallas y vecino en Roma, para desnudar su vida, ponerla delante del espejo y cruzar los dedos para que tenga mejor aspecto que Harvey Keitel bailando en Teniente corrupto. Afortunadamente, puede salir reconfortado del análisis, espresso arriba o abajo.

Con Dafoe como personaje-avatar Tommaso traza paralelismos de la convivencia con sus propias mujer e hija, Cristina Chiriac y Anna Ferrara (cuando baila como Sophia Loren es uno de los tiernos momentos de candidez doméstica que aporta esa fascinante decisión, colindante con códigos de la telerrealidad), la preproducción de su próxina película (Siberia, presentada este año en Berlín), su renuncia al alcohol, sus inseguridades, los fantasmas de la violencia.

El acercamiento es de tal vulnerabilidad que en cierto momento se saca literalmente el corazón del pecho. Tommaso se entrega (como el hijo de Dios, Dafoe en La última tentación de Cristo) en busca de la paz de espíritu y camina por una película triste, pero sobre todo hermosa.

'Dolor y gloria' versión Ferrera: menos drogas, más neurosis.

SINOPSIS:

Tommaso es un artista estadounidense que vive en Roma junto a su esposa Nikki y su hija DeeDee. Exdrogadicto, intenta llevar su vida de la forma más ordena posible gracias a la escritura, la meditación, las clases de teatro, las reuniones de Alcohólicos Anónimos... Sin embargo, este es terriblemente celoso, y su imaginación hará que confunda la realidad.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: Italia

DURACIÓN: 115 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Capricci Cine

ESTRENO: 25 de Septiembre de 2020

Willem Dafoe es la imagen del Festival de San Sebastián 2020

Willem Dafoe, fotografiado por Martin Schoeller, protagoniza el cartel de la 68ª edición del certamen donostiarra, que se celebrará del 18 al 26 de septiembre.

La versión original de ‘El faro’ incluía una erección, pero el estudio pensó que ya era demasiado

La inclasificable película dirigida por Robert Eggers podría haber sido aún más escatológica de lo que finalmente fue, con todos sus pedos y eructos.

Paul Schrader: “Los maricas de los productores han parado mi rodaje por el coronavirus”

El autor de 'American Gigoló' (y guionista de 'Taxi Driver'), enfadado por la cuarentena impuesta al rodaje de 'The Card Counter', su filme con Oscar Isaac y Willem Dafoe.

Willem Dafoe sobre las películas de superhéroes: “Son largas, ruidosas y excesivas”

El actor interpretó al Duende Verde en el universo arácnido de Sam Raimi y volvió al cine de superhéroes el año pasado con 'Aquaman'.