CRÍTICA

Tierra de Dios

7

Por
06 de noviembre de 2017

Deslomarse atendiendo a unas ovejas con peor cara que los cerdos de Clint Eastwood en Sin perdón, capear a una familia de aúpa (padre discapacitado, abuela cuya mirada tritura piedras) y echar algún polvo (mal, y a escondidas) con algún mozo dispuesto que se le ponga a tiro. Las expectativas vitales del protagonista de este filme son aún más cerradas que su acento de Yorkshire, con lo que es comprensible que alivie sus penas en el santuario británico por excelencia: el pub. Al menos hasta que un jornalero rumano con mejor dominio de su idioma le enseña las virtudes del intercambio, tanto cultural como de fluidos.

Bromas aparte, y admitiendo que Tierra de Dios no habría existido sin Brokeback Mountain (tampoco tendríamos Un amor de verano sin La vida de Adèle), se agradece que el director Francis Lee retrate el trabajo agrícola como la suma de fatigas e indignidades que suele ser, aunque sin excluir la poesía. Asimismo, es de notar que deje a un lado el tema (cansino, pero vigente, y más aún en el medio rural) de la salida del armario, centrándose a cambio en cuestiones como la xenofobia, la fidelidad y la honestidad personal. El resultado es un ejemplo de realismo made in UK, con huellas del Ken Loach de Kes, que emociona sin conmocionar. A no ser que, cómo bromeó Ralf König en uno de sus cómics, el espectador tenga debilidad por las botas de goma y el olor a establo.

'Brokeback Yorkshire', o una historia de amor con ovejas de fondo.

SINOPSIS:

Johnny Saxby ahora sus penas y frustraciones en alcohol y sexo casual. Es un pastor de Yorkshire que no ve un futuro ni un presente claros, hasta que llega un inmigrante rumano a trabajar con las ovejas... su actitud ante la vida cambiará.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: Reino Unido

DURACIÓN: 104 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Karma Films

ESTRENO: 24 de Noviembre de 2017