CRÍTICA

The Second Act of Elliott Murphy

7

Por
27 de octubre de 2016

Si los títulos de álbumes como Aquashow Just A Story From America no te suenan de nada, no te preocupes: al noventa por ciento del mundo le pasa lo mismo. Esa es la cruz con la que carga Elliott Murphy, un exponente ese rock (primario en la música y literario en los textos) que germinó en EE UU durante los 70, y del que Bruce Springsteen acabó sirviendo como embajador. Sólo que, si ‘The Boss’ (quien participa en esta película en funciones de admirador y colega) se miraba en John Steinbeck Las uvas de la ira, Murphy tenía como iconos a Scott Fitzgerald El gran Gatsby. Y así le fue. Como reconoce él mismo en The Second Act of Elliott Murphy, su carrera lleva tres décadas siendo lo que se conoce como una travesía del desierto.  Sin apenas repercusión en los medios, y con su nombre ausente de la mayor parte de las antologías, el cantautor ha encontrado tierra de asilo en Europa, y más concretamente en Francia.

Ahora bien: que nadie busque en el documental de Jorge Arenillas un lavaconciencias del estilo de Searching for Sugar Man. Aquí no hay ningún regreso de última hora a la fama, ni ninguna reivindicación en olor de multitudes. La película tampoco es un ejercicio de miserabilismo en la onda de Anvil: el propio protagonista (“Nunca he suspendido una gira por haber ido a rehabilitación”) se enorgullece de dejar esto claro. Lo que espera aquí es el retrato de un señor que, tras haber padecido dudas, adicciones y ninguneo, ha elegido concentrarse en su faceta de currante de los escenarios, decidiendo en último extremo que eso de hacer canciones, y de cantarlas ante un público que las sabe apreciar, conlleva su propia recompensa. Seca y respetuosa, The Second Act… supone un homenaje muy merecido, cuyo interés aumenta mucho si el espectador es afín a esas formas musicales que se han dado en llamar ‘americana’.

Honesto y sobrio homenaje a un currante musical: no sólo de megaestrellas vive la historia del rock.

SINOPSIS:

Largometraje documental sobre el rockero norteamericano Elliott Murphy. Nacido en Nueva York en 1949 y residente en París desde 1989, Murphy ha publicado más de una treintena de álbumes y da cerca de cien conciertos al año. Irónicamente, su música de raíz americana siempre ha conectado mejor con las audiencias europeas, que le han convertido en un artista de culto. La película deja testimonio de una de las giras españolas de Murphy junto al virtuoso guitarrista francés Olivier Durand.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN: 87 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA:

ESTRENO: 28 de Octubre de 2016