CRÍTICA

The Lady in the Van

6

Por
02 de febrero de 2016

Durante 15 años, el escritor Alan Bennett tuvo a una anciana vagabunda y su ajada furgoneta aparcadas frente a su casa. La obra teatral que escribió sobre el asunto fue un rotundo éxito a pesar de que, a juzgar por esta adaptación, la convivencia dio poco de sí. El director Nicholas Hytner trata de convertir las idiosincrasias de la mujer en una historia, pero la narración avanza tan poco como la furgo. Todo cuanto las revelaciones sobre su biografía aportan es sentimentalismo.
En todo caso, el foco no es ella sino el impacto que su presencia tuvo en Bennett. Es decir: pese a un pasado lleno de traumas y tragedia, la pobre señora existe sólo para que el escritor se conozca a sí mismo y, de paso, para hacernos reír con su actitud avinagrada y su inoportunidad a la hora de hacer de vientre.
La idea, claro, es demostrar que los escritores a veces explotan al prójimo para inspirarse. Con ese fin, como un Charlie Kaufman de estar por casa, Alan Bennett, interpretado por el británico Alex Jennings, se nos presenta bifurcado en dos yoes que mantienen un diálogo interior. Por el mismo precio, pues, se nos ofrecen dos personajes aburridos. Si, pese a todo, The Lady in the Van funciona como pasatiempo razonablemente eficaz es gracias al trabajo actoral de la veterana actriz Maggie Smith, que recorre todos los contornos del arquetipo de la vieja gruñona sin recurrir ni un sólo instante a la caricatura.

Maggie Smith, vieja gruñona sin caer ni un instante en la caricatura.

SINOPSIS:

Narra la historia real de la Señora Shepherd que aparcó su furgoneta al lado del camino de entrada de la casa de Alan Bennett y se quedó a vivir en ella durante 15 años.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: Reino Unido

DURACIÓN: 104

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: Sony Pictures (es)

ESTRENO: 15 de Abril de 2016