CRÍTICA

The Best Day of My Life

5

Por
05 de marzo de 2018

Tomadas una por una, las historias que narra este documental no solo son interesantes: las hay que piden a gritos un filme para ellas solas, como la de la joven ugandesa que se juega la vida con su militancia, la del saltador de trampolín sordomudo o la de esas dos amigas transgénero tan distintas en origen social y carácter. Pero, en conjunto, The Best Day of My Life no funciona ni como documento sobre la vida (o la supervivencia) LGBT en el mundo ni como vistazo a la edición 2017 del evento WorldPride, celebrada en Madrid.

El filme de Fernando González Molina (3 metros sobre el cielo, El guardián invisible) cae en el mismo pecado que muchos otros testimonios sobre sexualidades no normativas: aspira a la sensibilidad, y se agradece que evite lo atormentado o lo miserable, pero con tanta cámara lenta, tanta puesta de sol y tanta cuerda melancólica en la banda sonora acaba transmitiendo sensiblería. Algo más de gamberrismo y de espíritu inquisitivo hubieran venido muy bien, porque donde The Best Day of My Life despierta auténticos reparos es en su actitud. ¿Podemos permitirnos una celebración acrítica de Madrid como ciudad LGBTfriendly? ¿No admite ningún “pero” la gentrificación del barrio de Chueca? ¿Por qué las actividades académicas y deportivas del WorldPride apenas llaman la atención del público o los medios? ¿No está ya muy gastado el A quién le importa de Alaska y Dinarama como himno del colectivo? La película no plantea ninguna de estas preguntas: todas corren por cuenta del espectador.

Vidas ejemplares reunidas en una película que no les hace justicia.

SINOPSIS:

The-best-day-of-my-life-cartel

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN: 110 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Versus Entertainment

ESTRENO: 16 de Marzo de 2018