CRÍTICA

The Beast

4

Por
22 de julio de 2020

Cuando los remakes de películas extranjeras no se limitan a copiar el argumento de la original sino que adaptan su premisa a la idiosincrasia propia de la cinematografía de llegada es cuando la estrategia tiene interés (cómo cambia el desarrollo de una misma historia con distinta ambientación) más allá de la táctica comercial. The Beast, debut de Lee Jung-ho en la dirección, practica esa operación con el robustodrama policiaco francés Asuntos pendientes (Olivier Marchal, 2004), donde Daniel Auteuil y Gérard Depardieu competían entre sí por la prevalencia de un estereotipo policial, trasladándolo a la factoría de thrillers truculentos coreanos, una maquinaria tan bien engrasada que funciona en modo automático. Así, la trama de desarticulación de bandas y competitividad interdepartamental aquí gana la caza de un asesino en serie a quien le gusta grabar los gritos de dolor de sus víctimas mientras las descuartiza.

Lejos de los ochomiles nacionales del género (Memories of Murder, Encontré al diablo), juegos del gato y el ratón más endiablados (The Chaser) o incluso títulos del mismo año (The Gangster, the Cop, the Devil), en The Beast solo queda la interpretación de Lee Sung-min (The Spy Gone North) y una breve pelea multitudinaria para escapar de una madeja formulaica que ni en la banda sonora de Mowg halla voz propia para diferenciarse no solo del filme original, sino de su propio contexto.

Un remake que abulta, no ahonda, la tradición del thriller coreano.

SINOPSIS:

Han-su y Min-tae son dos detectives rivales que tendrán que hacerse cargo del caso de la aparición de una niña encontrada con las extremidades amputadas. En un principio, el caso quedará cerrado al encontrar al sospechoso. Sin embargo, Min-tae comenzará a verse involucrado en la trama...

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN:

PAIS: Corea del Sur

DURACIÓN: 130 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Alfa Pictures

ESTRENO: 24 de Julio de 2020