CRÍTICA

Technoboss

7

Por
08 de septiembre de 2020

Cantar mientras se conduce no solo es una buena medida terapéutica para aminorar el tedio de lasargas horas al volante en soledad (o la cólera, si es por ciudad), sino que es un motivo cinematográfico que ha dado grandes escenas, de ¡Átame! a Hermanos por pelotas. João Nicolau le ha dedicado, por fin, una película entera a este privilegiado momento de introspección musical en la carretera. Lo hace siguiendo los trayectos de Rovisco (encarnado con excelso rictus tragicómico por Miguel Lobo Antunes), un técnico y vendedor de sistemas integrados de seguridad divorciado y cerca de la jubilación. En efecto, su trabajo revisando instalaciones y sensores es tan poco apasionante como suena mientras este cowboy crepuscular recorre el sur de Portugal a caballo de su Volkswagen Passat, hasta que aparece la oportunidad de recuperar un viejo amor.

Nicolau y su guionista habitual Mariana Ricardo –también de Miguel Gomes desde Aquel querido mes de agosto; por lo tanto, una figura fundamental del cine portugués actual– despliegan con inocencia recursos e ideas de puesta en escena para ganarse la complicidad del espectador, como los protagonistas de sus anteriores A espada e a rosa y John From. Así, es habitual que los viajes de carretera de Rovisco se intercalen con retroproyecciones o que al final todo se resuelva ante un gag visual que habría chiflado a Leo McCarey.

Muerte y resurrección de un viajante con karaoke y 'Aserejé'.

SINOPSIS:

La jubilación de Luís Rovisco está cerca. La banda sonora de su vida siempre se ha caracterizado por canciones que han hecho que todo sea más llevadero. Sin embargo, la recepcionista Lucinda hará que su estilo musical comience a cambiar de raíz.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: Portugal

DURACIÓN: 112 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Flamingo Films

ESTRENO: 11 de Septiembre de 2020