CRÍTICA

Stockholm

8

Por
08 de noviembre de 2013

¿Qué demonios nos pasa? Somos inconformistas, extremadamente autoconscientes, idealistas pero impacientes. Tenemos 30 años y lo nuestro son las relaciones desechables, como aquellas cámaras de nuestra infancia. Podéis empezar a llamarnos “generación IKEA” porque, al fin y al cabo, no tenemos ninguna intención de montar los muebles. ¿Para qué? Si mañana saldrá un nuevo modelo y mejor.
A nosotros –como a la pareja protagonista de Stockholm, segunda película de Rodrigo Sorogoyen (8 citas) financiada por crowdfunding– lo que nos gusta es conocernos de madrugada en cualquier fiesta, pasear por Madrid como si estuviésemos en Antes del amanecer cuando todavía no existían las secuelas, y llegar a una casa u otra como si acabásemos de descubrir el amor eterno. Y lo cierto es que, como les sucede a Aura Garrido y a Javier Pereira –sus medidas interpretaciones son perfectos espejos nuestros–, ninguno somos lo suficiéntemente embusteros para continuar con el órdago a la mañana siguiente. Y lo que nos ocurre en la vida y en la fascinante película –por original autocrítica– de Sorogoyen, rota en dos cuando acaba la noche, es que la comedia romántica se va al garete y lo que nos queda es un thriller –ojo al reflejo de Aura Garrido en el espejo del baño– a la manera hanekiana. ¿Qué demonios nos pasa para que acabemos transformando el amor en algo que da tanto miedo?

 

VEREDICTO: Mejor actriz, mejor guión y dirección en Málaga 2013.

SINOPSIS:

Una noche, en una discoteca, ves a una chica y te enamoras automáticamente. Se lo dices, pero no te hace caso. Insistes y consigues estar con ella el resto de la noche. La convences y terminas en la cama con ella. ¿Qué ocurriría si al día siguiente no es la chica que parecía ser?

Stockholm

Drama / España / 2013 / Dir: Rodrigo Sorogoyen / Reparto: Javier Pereira, Aura Garrido / Guión: Rodrigo Sorogoyen, Isabel Peña

ESTRENO: 08 de Noviembre de 2013

ETIQUETAS:

,