CRÍTICA

Star Wars: El ascenso de Skywalker

4

Por
18 de diciembre de 2019

En 1982, mientras remataba la primera trilogía de Star Wars, George Lucas debió sentirse a veces como si Juan Pardo, José Vélez y una legión de tuertos le hubieran mirando fijamente mientras hacían con los dedos el signo del mal de ojo. Nacida de un parto monstruosamente difícil, El retorno del Jedi acabó siendo una película irregular, infantil en el peor sentido, culpable de reciclar ideas del primer capítulo de la saga… y que sin embargo uno podía defender apelando a su encanto innegable, a su conmovedora redención final y, si estaba de buenas, a sus ewoks. Escudos todos ellos de los que carece El ascenso de Skywalker.

La película con la que J. J. Abrams pretende marcar un antes y un después en el serial encara esta tarea, ya de por si ingrata, como un leviatán contrahecho (un bantha de Tatooine, si se prefiere) que intentara correr como un guepardo, desplomándose en el proceso bajo la masa de su grandilocuencia, sus ocurrencias de última hora y, en fin, de un pasado del que no sabe ni quiere escapar. Solo que, a diferencia de Lucas, Abrams solo puede excusarse con imponderables como el despido de Colin Trevorrow. Los problemas de la cinta están ahí porque él, o Disney, o ambos, lo han querido.    

El aspecto más irritante de El ascenso…, y el responsable de muchos de sus defectos, es que parece una operación de control de daños destinada a borrar del mapa a su predecesora, Los últimos Jedi. Sea porque Disney se ha tomado a pecho los espasmos del fandom más cerril o porque a Abrams le dolieron las libertades de Rian Johnson más de lo que pensamos, esta película dedica sus primeros 30 minutos, tirando por lo bajo, a barrer del mapa todas las conclusiones a las que llegaba la anterior película, para a continuación llenar su metraje con escenas que se quieren el no va más de lo épico.

Debido a ello, el espectador se enfrenta a un montaje agotador, hiperveloz, sin esos momentos de respiro que permitían a las entregas anteriores de Star Wars (entre ellas, El despertar de la Fuerza, firmada por el propio Abrams) dejar que leudase su sentido de la maravilla. Aquellos que acusaron a Johnson de no respetar el canon de la saga lo pasarán ahora de lo lindo tratando de justificar esas salidas de tiesto (algunas directamente bochornosas, como las referidas a la princesa Leia) merced a las cuales el argumento se llena de giros que las dos películas anteriores no habían preparado y ante los que sus protagonistas reaccionan de formas que nunca llegan a importarnos del todo porque no sirven a su desarrollo como personajes, sino a la preparación del clímax final.

En cuanto a los nuevos personajes, bien podrían no estar ahí (uno no pone a Keri Russell en su película para convertirla en mera portadora de un macguffin, oiga). Y cuanto menos se hable de esa legión de cameos, mejor, ya que suponen a la vez (¡paradoja!) tanto una cortina de humo como un lastre.     

Como sabemos, las películas de samuráis fueron una inspiración decisiva para Star Wars. Y, viendo El ascenso de Skywalker, uno piensa que Abrams debería haber tenido en cuenta aquella máxima del Hagakure según la cual los asuntos leves han de tomarse con seriedad, reservando la levedad para las cuestiones de vida o muerte. Tal vez así esta película le habría hecho justicia a una saga cuyos méritos han estado muchas veces por encima de los de sus responsables. Tal vez así la Star Wars que muchos conocimos de niños habría tenido un final a su altura.

Un final sin frescura, alegría ni Fuerza para la saga galáctica.

SINOPSIS:

La nueva trilogía llega a su fin con el Episodio IX de 'Star Wars'. La historia continua los hechos ocurridos en 'Los últimos Jedi'. Rey, Finn, Poe y el resto de rebeldes deberán de enfrentarse a la amenaza de la Primera Orden y el Lado Oscuro en una trama que promete ser el cierre sobre la familia Skywalker. ¿Acompañará la Fuerza a J.J. Abrams en esta ocasión?

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 155 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Disney

ESTRENO: 19 de Diciembre de 2019

Sam Raimi ficha a Adam Driver para su proyecto con los guionistas de ‘Un lugar tranquilo’

El intérprete de Kylo Ren estará en '65', una película escrita por Ryan Woods y Scott Beck que producirá el autor de 'Posesión infernal'.

Kylo Ren podría tener su propio ‘spin-off’ en Disney Plus

Lucasfilm y Disney siguen estudiando todas las opciones de seguir con el universo de 'Star Wars'.

‘Star Wars’ revela el origen desconocido del sable láser de Kylo Ren

Los cómics recogen nuevos detalles sobre las peripecias de Ben Solo (Adam Driver) en la Galaxia.

La sorpresa de Adam Driver al hijo ‘warsie’ de Ben Affleck

Porque no hay nada como un genocida cósmico para alegrar el cumpleaños de un niño.