CRÍTICA

Se armó el Belén

2

Por
07 de diciembre de 2017

Sony Pictures Animation no nació en las mejores circunstancias. En una etapa en la que toda compañía parecía necesitar su propio departamento de animación, es difícil no plantearse el primer proyecto del estudio, Colegas en el bosque, como una forma sencilla y efectiva de subirse al carro del medio que estaba dando unos beneficios desproporcionados a la competencia, dejando de lado toda ambición artística en favor de una sucesión de elementos pasados por todos los filtros de accesibilidad posibles.

Por supuesto, hubo excepciones. Sería absurdo negar que prácticamente todo proyecto, no importa el lugar, nace con la intención de como mínimo recuperar su inversión, y la forma de enfocarlo por parte de sus responsables es siempre clave para el resultado final. Lluvia de albóndigas, el debut de Phil Lord y Chris Miller y aún la mejor obra de Sony Pictures Animation en solitario (los proyectos que coprodujeron con Aardman serían seria competencia de lo contrario), funciona a las mil maravillas como precursor de la prodigiosa La Lego película que dirigirían años después: jamás deja de ser un producto de estudio, pero la personalidad de sus responsables está presente en todo momento en esa delirante sensibilidad cartoon que la película irradia por todos sus poros. Años después, Lord y Miller recibirían la oferta de presidir el estudio, rechazándola de inmediato con las palabras “es demasiado difícil hacer un buen trabajo aquí”.

Se armó el Belén es la prueba viviente de eso. En todo momento de su visionado puedes sentir como el potencial de su concepto de largometraje animado de funny animals durante la natividad cristiana se va viendo limitado una y otra vez por sus miles de filtros, desde sus motivaciones de personajes pobremente ejecutadas y a menudo incomprensibles (ese burro anciano que aconseja al protagonista) hasta su conflicto constante entre unas claras ansias de funcionar como genuina película religiosa y un tono a pleno servicio de remarcar, de forma cada vez más tediosa, todo recurso ya tristemente convertido en un tópico del cine de animación moderno.

Es difícil plantearse un futuro distinto para un estudio al que los fans del medio ya únicamente asocian a las cancelaciones constantes de todo proyecto prometedor (los Popeye y Can You Imagine? de Genndy Tartakovsky siguen en un cajón, a la espera de que éste dirija su tercera Hotel Transilvania consecutiva), pero me gusta creer que la reacción general a proyectos como su Emoji: La película terminarán creando algún tipo de autoconsciencia en los altos cargos del lugar. Y quizá esté pecando de ingenuo, sí. Pero si algo debería hacer el cine, es invitarnos a soñar.

Esta recopilación de los peores tics del cine animado reciente nunca logra alcanzar puntuación mayor que el elemento que mueve su trama: una estrella.

SINOPSIS:

Un valiente asno con muchos sueños, encuentra un día el valor y reúne un grupo de amigos con los que emprende una aventura que les llevará a ser los héroes de la primera Navidad.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN: ,

PAIS: EE UU

DURACIÓN: 86 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Sony Pictures

ESTRENO: 15 de Diciembre de 2017

“No aprobaré a Plummer si no me pagáis más”: Así consiguió Mark Wahlberg ‘Todo el dinero del mundo’

El actor aprovechó una cláusula de su contrato para llevarse un millón de dólares más, mientras Michelle Williams cobraba un sueldo casi testimonial por los reshoots

‘Todo el dinero del mundo’: Ridley Scott explica cómo borró a Kevin Spacey de la película

"Habría sido una pena que la película se quedase abandonada", afirma el director para justificar un proceso que obligó a rodar 400 planos en nueve días

Compara: así queda Christopher Plummer sustituyendo a Kevin Spacey en ‘Todo el dinero del mundo’

Ya puedes ver el primer metraje de la nueva película de Ridley Scott con Christopher Plummer en el papel de J. Paul Getty en lugar de Kevin Spacey.

‘All the Money in the World’: un nuevo póster cambia a Kevin Spacey por una oreja cortada

La película de Ridley Scott deja fuera de sus carteles al actor, sustituido por Christopher Plummer tras las acusaciones de acoso sexual