CRÍTICA

Rifkin’s Festival

6

Por
28 de septiembre de 2020

No hay Woody Allen malo. ¿Por qué? Pues porque es absurdo, a estas alturas, ponerse a deliberar sobre si una de sus películas es menos buena que las otras, sobre si la-de-este-año-tal-o-la-del-año-pasado-pascual. Este enjuiciamiento tendría sentido en otros momentos de su carrera, para calibrar tonos, calidades, texturas, aciertos, errores, maravillas y miserias. ¿Ahora? No le veo el sentido a escudriñar anualmente el Woody Allen de turno a la búsqueda de atonías, perezas y estados vacuos de inspiración. Allen ahora mismo, y ya hace años, es un río, con sus curvas, sus piedras, su caudal, torrencial o exiguo. Cada película es un meandro, cada año una fiesta, un regalo, ora lujoso, ora de baratillo. A Rifkin’s Festival hay que verla como un cuadro impresionista, dejarse llevar, celebrar los aciertos y maldecir aquellos instantes de sopor que a uno le cabreen. Existen, claro. Los personajes están poco trabajados, casi nada trabajados de hecho –incluso te sabe mal por Gina Gershon y Louis Garrel– los planos y contraplanos están mal montados y la escena de Sergi López, en fin…

Hay dos películas en ella, dos intenciones, dos miradas. La instrumental –San Sebastián, las parejas, los personajes– y la intencional –los homenajes cinéfilos, el blanco y negro, los cineastas, la vejez–. No conviven especialmente bien pero nada, tampoco un trazo reumático, amedrenta a Allen en esas aguas fluviales en las que siempre es importante poder bañarse. Rifkin es él, claro, y es un gusto que lleve el rostro de Wallace Shawn, tantos años cómplice imprescindible, tan inquebrantable amistad forjada en el tiempo y en el cine. Por cierto, no acabo de comprender tampoco la obsesión por reprochar a Allen una y otra vez el tema de las postales. ¿Por qué hay quien odia tan a muerte las localizaciones de San Sebastián y Barcelona en el cine de Allen? ¿Las de Londres les parecen mejores? ¿Las de París? “Si retratan lo mío me parecerá una postal”. Provincianismo inverso

¿Un Woody Allen menor? ¿Y qué? A estas alturas decir esto es decir nada.

SINOPSIS:

Un matrimonio estadounidense acude al Festival de Cine Internacional de San Sebastián. Ambos quedan prendados del certamen, así como de la belleza de España y la fantasía del mundo del cine. Ella tendrá un affaire con un brillante director de cine francés, que a su vez se enamora perdidamente de una chica de la ciudad.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , , , ,

GUIÓN:

PAIS: Estados Unidos, España, Italia

DURACIÓN: 92 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: TriPictures

ESTRENO: 02 de Octubre de 2020

Las 10 mejores películas de Woody Allen rodadas en el siglo XXI

El reciente estreno de 'Rifkin's Festival' certifica una vez más que el cineasta no vive su mejor momento creativo, pero nunca está mal hacer memoria.

Guía para entender las acusaciones que persiguen a Woody Allen desde 1992

¿De qué se acusa exactamente a Woody Allen? Esta es la cronología de los hechos desde su relación con Mia Farrow, su hija adoptiva Dylan y su mujer Soon-Yi Previn.

‘Día de lluvia en Nueva York’: cómo Woody Allen llevó a Holden Caulfield al siglo XXI

El romance neoyorquino de Woody Allen con Timothée Chalamet, Elle Fanning y Selena Gomez comparte ciertas similitudes con 'El guardián entre el centeno'.

[San Sebastián 2020] ‘Rifkin’s Festival’, un paseo por el cine

La última película de Woody Allen, su regreso a España, recorre San Sebastián en un homenaje al cine y al propio Festival.