CRÍTICA

Quemar después de leer

8

Por
10 de octubre de 2008

Nando Salvá

“INFÓRMEME DE NUEVO CUANDO TODO ESTO TENGA SENTIDO”, ordena un jefe de la CIA en un momento de Quemar después de leer, ignorante de que lo más sabio es asumir que nada tiene sentido en la nueva aventura idiosincrásica de los Coen, que es una retorcida comedia de paranoias políticas, matrimonios fallidos y sueños de cambio de vida hasta que un desagradable encuentro en un armario de Georgetown hace que los acontecimientos empiecen a regirse por el tipo de slapstick macabro que la pareja perfeccionó en Fargo. En ambos formatos, en cualquier caso, el relato nos informa acerca de la relación subversiva que los Coen tienen con las convenciones fílmicas y con su audiencia, y se define como el más perfectamente construido de sus cartoons de acción real desde Arizona Baby, por la habilísima manera que los Coen tienen de hacer malabarismos con un puñado de entramados narrativos, desvelándolos de forma meticulosa pero con gran agilidad rítmica. La cultura de los gimnasios, la obsesión por la belleza y la cirugía plástica y los servicios de búsqueda de pareja por Internet entran en contacto y chocan de forma oscuramente hilarante con los dictados del cine de espías, que los Coen observan desde una irrespetuosa distancia porque, para ellos, la sátira de la CIA es una pista falsa: están más interesados en construir una farsa a partir de la conducta de personas que apenas ocultan el hecho de que no saben nada de nada, y que, sin duda, serán heridos por su propia idiotez. Para los Coen son sólo títeres, meras excusas que les permiten: 1) Obtener de su deslumbrante reparto interpretaciones burdamente cómicas que no encajarían en ninguna otra película, y 2) propinar a la raza humana un sonoro varapalo. “Usted representa toda la idiotez que asola nuestro mundo”, espeta el ex espía que interpreta John Malkovich, y podría estar dirigiendo su bilis a cualquier personaje, incluso a sí mismo. Los Coen son acusados con frecuencia de carecer de compasión, y en esta película no hacen nada para rebatir los cargos. No, ninguno de los personajes tienen interés real, ¿y qué? Tampoco lo tiene Cartman y aun así South Park es la monda. ¿O es que cree usted que los Coen no son conscientes de ello? Sirviéndose de la caricatura, hacen picadillo a una América sumida en la vanidad, la avaricia y la estupidez, un lugar donde uno vende su alma sin reparos, porque todos hacen lo mismo. En un mitin de Ynestrillas hay más gente maja, y es por eso que Quemar después de leer ofrece un retrato más desolador del hombre que No es país para viejos o cualquier otra película de los Coen. Y ya es decir. 

SINOPSIS:

Un agente de la CIA escribe sus memorias en un cd. Su mujer se lo roba y lo deja en el gimnasio. Unos empleados lo encuentran y chantajean al agente.

Quemar después de leer

[BURN AFTER READING] COMEDIA/ EE UU / 2008 / 96 MINUTOS /UNIVERSAL DIRECTOR: ETHAN COEN, JOEL COEN ACTORES: JOHN MALKOVICH, BRAD PITT, GEORGE CLOONEY, TILDA SWINTON GUIÓN: ETHAN COEN, JOEL COEN PRODUCTOR: ETHAN COEN, JOEL COEN, TIM BEVAN, ERIC FELLNER FOTOGRAFÍA: EMMANUEL LUBEZKI MÚSICA: CARTER BURWELL quemardespuesdeleer.es

ESTRENO: 10 de Octubre de 2008

ETIQUETAS:

Brad Pitt imita al Dr. Anthony Fauci para el nuevo ‘Saturday Night Live’

El actor ha aparecido caracterizado como el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU.

Así mantuvo en secreto Tarantino el final de ‘Érase una vez en Hollywood’

El giro de la película de Leonardo DiCaprio y Brad Pitt era tan impactante que sus precauciones resultan bastante comprensibles.

Trump critica a la oscarizada ‘Parásitos’: “pensé que era la mejor película extranjera”

El mandatario estadounidense también se atrevía a polemizar por el discurso de Brad Pitt en los Oscar.

Brad Pitt recibió ayuda de David Fincher para las bromas de sus discursos

El recién oscarizado actor por 'Érase una vez en Hollywood' confiesa los trucos para sus divertidos discursos, que han conquistado a todos esta temporada de premios.