CRÍTICA

¡Que suene la música!

7

Por
03 de agosto de 2020

Todos conocemos la partitura de esta película, porque el cine británico la ha interpretado hasta la saciedad: la historia real de a) un colectivo que las pasa canutas por una situación extrema, que es capaz de superar gracias a b) una cierta vocación artística amateur y c) un irrefrenable ataque de solidaridad. ¿Resultado? Lágrimas y catarsis en el espectador. De hecho, el director, Peter Cattaneo, se marcó todo un hit con The Full Monty y sus strippers proletarios en 1997. Aquí toca la misma canción salvo que, en esta ocasión, la novedad reside en que las protagonistas son las esposas de los soldados británicos en Afganistán, y en retratar esa guerra silenciosa e invisible que se vive en la retaguardia, cuando no sabes si tu marido volverá con vida del frente. Es, sin duda, la parte más interesante del filme: el inusual retrato de la intimidad de toda una panoplia de mujeres y de la angustia de su día a día, mientras montan un coro y cantan para espantar sus temores.

Su otra gran baza es el duelo interpretativo entre una Kristin Scott Thomas, en su enésima y genial encarnación de mujer de hielo que se derrite con una chispa, y una Sharon Horgan en modo Catastrophe, siempre al borde del caos. Pese al inevitable tonillo patriotero, el filme es efectivo. La canción final no te la firman los Beatles, pero sí unos Tear for Fears o unos Yazoo, versionados por estas chicas del coro creciditas.

La vieja melodía del cine popular británico vuelve a emocionar.

SINOPSIS:

Un grupo de esposas de militares deciden crear un coro en una de sus bases, lo que creará un poderoso vínculo entre ellas. Algo que les ayudará enormemente ante el miedo que experimentan cada vez que sus seres queridos se adentran en las peligrosas misiones de Afganistán.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN: ,

PAIS: Reino Unido

DURACIÓN: 110 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: A Contracorriente Films

ESTRENO: 03 de Agosto de 2020