CRÍTICA

Playground

6

Por
01 de abril de 2018

El debut en el largo del polaco Bartosz M. Kowalski sacudió el Zinemaldia de 2016, pero su detallada y escalofriante mirada sobre la psicopatía infantil se sitúa en la órbita de cineastas que, en la anterior década, exploraron la violencia entre menores durante los años post-Columbine en películas como Elephant (2003), de Gus Van Sant, El gran éxtasis de Robert Carmichael (2005), de Thomas Clay, o Afterschool (2008), de Antonio Campos. Quienes conozcan la enciclopedia de crímenes atroces reconocerán en el relato de Playground el perpetrado por los niños Jon Venables y Robert Thomson, aunque esa escalofriante secuencia no es lo más interesante del largometraje, más bien un epílogo que subraya –en plano fijo, desde la lejanía– una maldad cotidiana y rutinaria.

Relato de maldad: la infancia como escenario de violencia.

SINOPSIS:

Último día de colegio en una pequeña ciudad polaca. Es la última oportunidad de Gabrysua, de 12 años, de declararse a un compañero de clase. Organiza una cita secreta y lo que esperaba fuera un charla íntima se transforma en algo con final aterrador.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN: ,

PAIS: Polonia

DURACIÓN: 82 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Syldavia

ESTRENO: 25 de Mayo de 2018