CRÍTICA

Plan de salida

6

Por
22 de junio de 2020

Protagonizada por Nikolaj CosterWaldau, superestrella mundial a raíz de su Jaime Lannister en Juego de tronos, la licenciada aquí como Plan de salida –a partir del más esencial y explícito título Suicide Tourist–, es una película que cuenta la decisión final de un hombre acomodado, en crisis existencial tras serle diagnosticado un tumor terminal. El autoasumido deber moral de estar vivo, y el natural derecho que, como seres humanos y libres, nos acredita para decidir el momento y la oportunidad de nuestra propia muerte, se contextualizan en un futuro próximo, de lengua y hábitat escandinavos, en el que lo aséptico e indoloro venció finalmente la batalla a lo doloroso y trascendental.

No hay que hacer uso de la deep web, ni de las apollo tokens, para caer en la cuenta de que quienes, desde los púlpitos más deterministas, nos aleccionan acerca de lo epifánico y regenerador del sufrimiento, son los mismos que están llevando a sus moribundos a complejos resorts como los del Aurora de este filme. En las antípodas del tratamiento, más gozoso y/o emocional, que otras películas dieron a temática tan delicada como la del suicidio asistido, como Las invasiones bárbaras, La fiesta de despedida o el hanekiano Amor, el filme de Jonas Arnby (Cuando despierta la bestia) nos instala en una incómoda calma, para después removernos (tarde, quizás) hacia el territorio del thriller metafísico.

La aurora eutanásica sorprende al Matarreyes en una pesadilla

SINOPSIS:

Max es una hombre que se enfrenta a una crisis existencial tras ser diagnosticado de un tumor terminal. Esto hará que termine hospedándose en el Hotel Aurora, un lugar secreto especializado en suicidios asistidos. Un nuevo descubrimiento hará que este empiece a cuestionarse la propia naturaleza humana, así como el sentido mismo de la vida y la muerte.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN:

PAIS: Dinamarca

DURACIÓN: 90 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Filmax

ESTRENO: 26 de Junio de 2020