CRÍTICA

Piratas del Caribe: En mareas misteriosas

8

Por
20 de mayo de 2011

Jack Sparrow no se casa con nadie. Ni con el amor de su vida. Esa mujer que regresa de su pasado: primero, imitándole; luego, poniéndole en peligro; pero siempre, desafiándole. Esto es lo que le faltaba a la saga de Piratas del Caribe, un nuevo reto. A unos, esta cuarta entrega les ha parecido un borrón y cuenta nueva… a las bravas. A otros, entre los que me encuentro, nos admira que Jack Sparrow siga en tan buena forma, con un Johnny Depp en su salsa, encantado en la piel del pirata canalla, abierto a cuantas provocaciones se le presenten. Un título premonitorio estas mareas misteriosas, pues en la novedad (nuevos aliados, nuevos villanos, ¡los españoles!) radica su atractivo.

Tras la trilogía de Gore Verbinski (¿o no es eso?), Rob Marshall se insufla del espíritu libre del pirata (y también del protagonista: el propio Johnny Depp contribuyó en el guión) para hacer lo que le da la real gana. Así nos hace olvidar rápidamente (lo que tampoco es difícil) al dúo formado por Keira Knightley y Orlando Bloom. Por un lado, con una pareja anecdótica, formada por ese amor imposible llevado al extremo (con dos guapos adolescentes): la sirena (Astrid Berges-Frisbey) y el clérigo (Sam Clafin). Lo que le permite, además, ciertas licencias picantonas. Como cuando Sparrow bromea sutilmente con “la postura del misionero”. ¿Y ésta es una película Disney? Pues sí.

Por otro lado, y aquí esconde Rob Marshall el as en la manga, gracias a otra inquietante relación, la del impenetrable Barbanegra, al estilo Acab (Ian McShane recordando a su Al Swearengen de Deadwood en una escena con cerdo incluido) y su hija, Angélica, una Penélope Cruz de armas tomar (olvídate del “¡Que le corten la cabeza!”, la madrileña rescata su mala follá de Vicky Cristina Barcelona –que, ojo, le valió un Oscar– para amenazar al mismísimo Sparrow en perfecto español: “¡Te voy a romper la cabeza!”). Y la interacción de ambos con Johnny Depp, como si éste fuera el Ben Stiller en una versión bucanera de, imaginen, El padre de ella (en cuanto a la química, mejor con Pé que con Angelina Jolie en The Tourist, eso seguro). Por cierto, es una pena, por lo que nos toca, que Óscar Jaenada quede en la retina como el típico español que conquista y aniquila a su paso. Sin más.

¿Y para los nostálgicos qué ha perdurado? Por supuesto, Geoffrey Rush como Barbosa (la escena inicial de la persecución es memorable), tras los pasos del Pato Lucas (como llama Rush a Sparrow). Y La Perla Negra, el maldito barco omnipresente. Y la acción, la aventura…, y las sorpresas: el ataque de las sirenas, los zombies piratas y la reaparición de Keith Richards, como… El padre de él. Qué pena que no exista la Fuente de la Juventud, el músico habría dado mucho juego.

 

Mariló García

SINOPSIS:

Contratado por el Rey de Inglaterra para encontrar la Fuente de la Eterna Juventud, Jack Sparrow deberá aliarse con su viejo enemigo Barbossa... Y con su ex novia, la hija del corsario Barbanegra.

Piratas del Caribe: En mareas misteriosas

[Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides] Acción, aventuras / EE UU / 2010 / Disney / Director: Rob Marshall Actores: Johnny Depp, Penélope Cruz, Ian McShane, Geoffrey Rush, Gemma Ward, Óscar Jaenada 

ESTRENO: 20 de Mayo de 2011

ETIQUETAS:

La película que Johnny Depp nunca llegó a hacer sobre Michael Jackson resucita en forma de musical

'For the Love of a Glove' es el título de dicha obra, que contará la ajetreada vida de la estrella del pop desde el punto de vista de... su guante.

Los fans de Johnny Depp quieren a Amber Heard fuera de ‘Aquaman 2’

Los admiradores del actor creen que fue culpa de la problemática ruptura de la pareja que Depp fuera apartado de la saga 'Piratas del Caribe'.

El reboot de ‘Piratas del Caribe’ sigue adelante (con el creador de ‘Chernobyl’ a bordo)

Disney ha recurrido a Craig Mazin con la esperanza de que este pueda encarrilar una saga que lleva haciendo aguas demasiado tiempo.

Escriben insultos en la estrella de Johnny Depp en el Paseo de la Fama

Mientras Amber Heard y él se enfrentan de nuevo en los tribunales, el actor recibe un ataque en su placa conmemorativa.