CRÍTICA

Okja

8

Por
21 de junio de 2017

Si consideramos a Bong Joon-ho el Spielberg coreano, Okja vendría a ser su E.T., el extraterrestre en más de un sentido. No solamente por cuestiones narrativas, ya que cuenta la historia de cariño sincero entre una niña y una criatura extraña, llamada Okja y a medio camino entre cerdo, oso, hipopótamo y perro con cara de bueno –al fin y al cabo, los relatos de amistad entre niños y grandes bestias tienen un largo recorrido en el cine popular asiático; véase Mr. Go, la primera película coreana en 3D, sobre las aventuras de un gorila jugador de béisbol–, sino también por el punto de inflexión que puede marcar en la carrera del director de Rompenieves. Su definitiva explosión global.

Porque, ¿tiene sentido seguir hablando en presente del boom del cine coreano que tanto nos entusiasmó hace ya más de una década? Si nos fijamos en la trayectoria de sus máximas figuras, está claro que se ha cumplido aquel plan de salida de la industria nacional a un mundo exterior fatigado con Hollywood y receptivo ante su habilidad para hibridar géneros y saltar entre tonos. Las producciones actuales son películas con la vista puesta en el público internacional y cada vez con menos rasgos locales. Bong es quien mejor ha ejemplarizado esa desterritorialización: primero dejando huella en ejercicios redondos de subgéneros coreanos –comedia negra: Barking Dogs Never Bite; thriller: Memories of Murder; monstruo gigante: The Host; melodrama rural: Mother–, para pasar a abrazar la lengua inglesa y las coproducciones en sus dos últimos filmes. Con Okja bajo el paraguas de Netflix, no puede haber escaparate más oportuno para ampliar ese radio de expansión popular con la que es su película más para todos los públicos hasta la fecha.

Dicho eso último con el mayor respeto hacia las coordenadas de cine familiar con seso que acogieron por igual a devotos como Steven Spielberg y a francotiradores como Joe Dante. De ambos hay raíces en Okja, una aventura lúdica y trepidante que deja claro su mensaje ecologista y contra el maltrato animal en la industria alimenticia. Okja es un animal sintético, desarrollado por una gran corporación con el fin de vender su deliciosa carne; pero, ya que estaban, montaron un reality buenrollista para exprimir la paradójica empatía de la gente hacia lo que se come. Así es como la pequeña Mija (Ahn Seo-hyun) conoció a su cuadrúpeda amiga, cuidándola en las montañas de Corea. La malvada Mirando Corporation, dirigida por una Tilda Swinton que disfruta con cada tic de villana que se le ocurre, le arrebata al animal, lo que da pie a una misión de rescate. La irrupción de un hilarante comando ecoterrorista liderado por Paul Dano recuerda al frenesí de los grupos humanos de Ghibli, cerrando así la evidente deuda de Okja con dos pilares de Hayao Miyazaki: el candor nada sentimentaloide de Mi vecino Totoro –cita visual incluida– y la lucha por la libertad personal frente a un sistema explotador de El viaje de Chihiro. Otra extraña mezcla de tonos resuelta con talento. Parece que Bong sigue fiel a la fórmula coreana, aunque suene John Denver.

El relevo de 'E.T., el extraterrestre' para las próximas generaciones, que recordarán cómo la vieron en casa y no en una sala de cine.

SINOPSIS:

La mejor amiga de Mija es Okja, una cerda gigante con la que vive en las montañas de Corea del Sur. Su vida es feliz e idílica rodeadas de naturaleza, pero un día los auténticos dueños de Okja, Mirando Corporation, liderada por Lucy Mirando, vienen a llevársela a Nueva York y presentarla como la solución al hambre en el planeta: cerdos gigantes, productos de laboratorio transformados en comida basura. Mija, ayudada por unos activistas, irá en su busca.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: EE UU, Corea del Sur

DURACIÓN: 118 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Netflix

ESTRENO: 28 de Junio de 2017

Jake Gyllenhaal salva a un dálmata de morir atropellado

A pesar de ser uno de los últimos villanos de Marvel, el actor demuestra que es un héroe en su vida diaria.

‘Spider-Man: Lejos de casa’ tenía un giro (otro más) que no llegamos a ver en cines

El argumento de la última película de Marvel era tan loco que en el último momento los guionistas tuvieron que aligerar las sorpresas.

El guionista de ‘Spider-Man: Lejos de casa’ aún no ha visto la trilogía de Sam Raimi

El público adora la segunda aventura en solitario del trepamuros en el MCU, pero entre los referentes de sus responsables hay una ausencia clamorosa.

Según Jake Gyllenhaal, Benedict Cumberbatch es un muñeco repollo

¿Recuerdas a los Cabbage Patch Kids? El actor de 'Spider-Man: Lejos de casa' explica su relación con el actor inglés en un delirante monólogo junto a Tom Holland.