CRÍTICA

Occidente es Occidente

6

Por
27 de junio de 2014

Allá por 1999, hizo cierta fortuna una pequeña película llamada Oriente es Oriente que trataba sobre los percances cotidianos de una familia paquistaní residente en Londres a principios de los 70, muy condicionada por la férrea disciplina tradicionalista del padre. Una década después, hallamos esta bienintencionada (y no muy imaginativa) secuela, situada cinco años después y que, grosso modo, nos cuenta exactamente lo mismo. Sorprende que el padre no haya aprendido la lección de los batacazos emocionales y sonoros portazos de sus hijos en la primera película. Ahora la víctima es el hijo pequeño, que además de cargar con la pesada losa de las exigencias de su progenitor, sufre bullying en el colegio y reniega de sus orígenes. ¿Solución? Largarse a Paquistán para que el hijo haga las paces con su padre, su cultura y consigo mismo.

El director Andy de Emmony combina un estilo visual mostrenco y desganado con un argumento de cierto calado por lo que tiene de atinado retrato social, de juego de contrastes permanente, de eterna lucha entre la realidad y el deseo. Y efectivamente, el chaval descubre por su propio pie lo que significa su religión, su país, la riqueza emocional que subyace en sus ancestros, para superar sus prejuicios y sus traumas, gravados a sangre y fuego en su subconsciente. Es previsible, resigue y se aprovecha a rajatabla de los hallazgos de su precedente, pero vuelve a brillar su convencida apuesta humanista.

 

Convencional pero luminosa secuela de Oriente es Oriente.

SINOPSIS:

Manchester, 1975. La familia Khan continúa luchando por sobrevivir. Sayid, el hijo menor, sufre la crisis de la pubertad junto a la tiránica insistencia de su padre en imponerle las tradiciones paquistaníes.

Occidente es Occidente

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , , , ,

GUIÓN:

PAIS: GB

DURACIÓN:

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA:

ESTRENO: 27 de Junio de 2014