CRÍTICA

Non-Stop (Sin escalas)

4

Por
21 de marzo de 2014

En su último libro de batallitas, Paul Auster confiesa el hondo impacto que le causó de crío El increíble hombre menguante. Tal vez a Liam Neeson, ese subgénero en sí mismo, le haya sucedido lo mismo, y su actual faceta de titánico action hero sea una reacción (¿freudiana?) a similares traumas miniaturizantes infantiles. Es una explicación bastante absurda, ya, pero ¿qué importa la lógica cuando tenemos enfrente una película que desafiaría a Ionesco y Mihura?

Collet-Serra (ni rastro de “marca España”, sorry), que tampoco es Paul Greengrass, no se anda por las ramas y, como ya hizo en su blockbuster Sin identidad, coloca al timón a su actor fetiche, aquí de poli malote en un barullo aéreo de amenazas de asesinato contrarreloj, sospechosos de clase turista y mensajitos de móvil revoloteantes (¡ncluso simulando una pantalla hecha añicos), que remite a algún cruce entre Agatha Christie, The Blacklist y Serpientes en el avión.

A pesar del ancla cabal de Julianne Moore, el thriller-pitote se desparrama a capricho, con momentos hilarantes, topicazos sobre terrorismo islámico y norirlandés, turbios pasados, niñita ablandadora y un bombástico clímax donde solo falta Abdul-Jabbar pilotando en corto. Al final, el aterrizaje se torna forzoso pero entretenido y algo resultón: otra misión cumplida para el mercenario Neeson. Y la pobre Lupita Nyong‘o, muda del susto. 

 

VEREDICTO: Liam evita el mayor desastre aéreo desde Los amantes pasajeros.

SINOPSIS:

Un oficial del ejército norteamericano se embarca en vuelo sin escalas de Nueva York a Londres. Durante el trayecto comienza a recibir mensajes de texto de un anónimo que amenaza con matar a un pasajero cada 20 minutos si no se cumplen sus exigencias.

Non-Stop (Sin escalas)

[Non-Stop] Acción / EE UU / 2014 / Dir: Jaume Collet-Serra / Reparto: Liam Neeson, Julianne Moore, Nate Parker, Michelle Dockery, Scoot McNairy / Guión: John Richardson, Chris Roach

ESTRENO: 21 de Marzo de 2014

ETIQUETAS: