CRÍTICA

No matarás

7

Por
12 de octubre de 2020

Con el isócrono eco de su último trabajo para Netflix, El practicante, en la que interpreta a un psicópata y maltratador en silla de ruedas, se estrena en cines la última película protagonizada por Mario Casas, No matarás, en la que el intérprete gallego nos sorprende con otro insólito cambio de registro.

Dirigida por David Victori (El pacto), y con el inconfundible sello de Filmax en la producción, No matarás arranca con un plano secuencia ‘cogotero’, suspendido sobre la espalda del popular actor. Al final de la secuencia, y en contraplano, se nos revela la última transformación de Casas, convertido en Dani, un apesadumbrado y ‘gafapástico’ muchacho que acaba de perder a su padre. Nos lo creemos, así como también entramos en esa tierna relación que mantiene con su hermana Laura (Elisabeth Larena), quien le regala un billete de avión ‘round the world’ en agradecimiento a su entrega familiar.

Y aquí es donde realmente comienza la pesadillesca trama pergeñada por Victori y sus coguionistas, y el arco de transformación de Dani, por ende. Porque mientras este saborea una pinta y proyecta su ansiada vuelta al mundo, una tóxica y enigmática joven, Mila (Milena Smit), se entromete en su destino para embarcarle en una desquiciada ronda nocturna de tatuajes, sexo y autodestrucción, que acabará con el pánfilo metamorfoseado, muy a su pesar, en esa bestia parda ya más reconocible para Casas.

El ¡Jo, qué noche! de un Mario Casas en continua transformación.

SINOPSIS:

Dani es un buen chico que tras la muerte de su padre decide recuperar su vida aparcada por la enfermedad de este. De esta forma, el joven se embarcará en un largo viaje en el que conocerá a la inestable Mila, un encuentro que hará que su vida cambie de raíz y cuyas consecuencias durarán para siempre.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN: 92 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Filmax

ESTRENO: 16 de Octubre de 2020