CRÍTICA

Nightcrawler

8

Por
26 de enero de 2015

Lou Bloom recorre las malas calles de Los Ángeles de madrugada, grabando accidentes de tráfico y sangrientos crímenes con detalle, y luego vende la carnaza a los telediarios. Y es muy bueno en lo que hace, gracias tanto a su maníaca dedicación como a dos cualidades que lo emparentan con la progenie scorsesiana: con Travis Bickle conecta por su desconexión de emociones humanas como la empatía o la compasión; con Rupert Pupkin, por su ilusoria imagen de sí mismo y su bizarra ambición empresarial.

A través de Bloom, Nightcrawler lleva a cabo una sátira contra el hambre de morbo y la falta de ética de los media que no es en absoluto novedosa, pero a pesar de ello sí relevante. Desde que Network (1973) nos avisó del camino por el que nuestros instintos más primarios estaban llevando a la televisión, no sólo nos hemos hecho los suecos sino que hemos abrazado el lado oscuro. Cierto, eso sí, que aquí la crítica a ratos se pasa tanto de burda que el director Dan Gilroy parece no tener del todo claro si espera que nos la tomemos en serio.

Pero da igual porque el genio de la película no está en su retrato de una industria corrupta sino en el de un hombre dispuesto a convertirse en el hijo imposible de Gordon Gekko y Norman Bates para nutrirla. Gilroy se mantiene a la distancia justa de él, de modo que nos resulta tan repugnante como fascinante e incluso querible a pesar de que en realidad no es un ser de carne y hueso sino más bien una fantasía de amoralidad. En todo caso, el mérito en ese aspecto debe atribuírsele casi en su totalidad a Gyllenhaal en una interpretación pletórica de ferocidad impasible, posiblemente la mejor que ha ofrecido nunca. Eso sí, convertirlo en un psicópata significa atenuar el impacto satírico de su periplo. Porque por muy aterrador que resulte dar por hecho que todos esos paparazzi y buscadores de carnaza mediática son unos tarados, da mucho más miedo comprender que no lo son.

Jake Gyllenhaal deslumbra reconvertido en un Travis Bickle para la era de la imagen.

SINOPSIS:

Louis Bloom es un joven sin escrúpulos ni trabajo. Tras un accidente en el que resulta implicado, empieza a moverse en el mundo del Periodismo sensacionalista de Los Ángeles, comenzando a difuminarse la línea entre ser el observador y ser el protagonista.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN:

PAIS:

DURACIÓN: 113

EDAD RECOMENDADA: PC

DISTRIBUIDORA: FILMAX

ESTRENO: 30 de Enero de 2015

Jake Gyllenhaal salva a un dálmata de morir atropellado

A pesar de ser uno de los últimos villanos de Marvel, el actor demuestra que es un héroe en su vida diaria.

‘Spider-Man: Lejos de casa’ tenía un giro (otro más) que no llegamos a ver en cines

El argumento de la última película de Marvel era tan loco que en el último momento los guionistas tuvieron que aligerar las sorpresas.

El guionista de ‘Spider-Man: Lejos de casa’ aún no ha visto la trilogía de Sam Raimi

El público adora la segunda aventura en solitario del trepamuros en el MCU, pero entre los referentes de sus responsables hay una ausencia clamorosa.

Según Jake Gyllenhaal, Benedict Cumberbatch es un muñeco repollo

¿Recuerdas a los Cabbage Patch Kids? El actor de 'Spider-Man: Lejos de casa' explica su relación con el actor inglés en un delirante monólogo junto a Tom Holland.