CRÍTICA

Mula

7

Por
04 de marzo de 2019

Se decía al principio de Sin perdón que a la madre de la muchacha que se casó con William Munny se le rompió el corazón: su hija se iba con un ladrón, asesino conocido, de carácter vicioso e inmoderado. Así se presentaba al protagonista del western que consagró a Clint Eastwood como un cineasta imprescindible, y algo hay de ese tipo de personaje –un veterano alejado del mundo y con una redención pendiente– en los mejores papeles que ha interpretado desde entonces, como ocurre en su regreso a la actuación desde la acogedora Golpe de efecto.

Basada en la historia real de un nonagenario que sirvió de correo al cártel de la droga de Sinaloa, Mula no solo es una comedia de inocencia amable colindante con lo naif en la era de Breaking Bad y Narcos, o una candorosa road movie a través del paisaje norteamericano, sino que contiene varias capas de profundidad tras su apariencia inofensiva y formas resolutivas –se echa de menos a Tom Stern a la fotografía–. En fin, la narración fluida que el director siempre ha defendido con la práctica; la primera elipsis del filme, soberbia, demuestra que si no se dedica a hacer florituras más a menudo es sencillamente porque no le apetece o no es necesario.

Mula es mucho más que un cierre antiheroico a la curiosa tetralogía sobre la desmitificación del heroísmo que forma con El francotirador, Sully y 15:17 Tren a París. La primera que protagoniza él, es la asombrosa ocasión que Eastwood, a sus 88 años, ha escogido para hacer una reflexión autocrítica sobre los aspectos más sombríos de su biografía. El protagonista de Mula llega al final de su vida como un padre de familia terrible, absorbido por un trabajo donde triunfa todo lo que fracasa en casa. Apuntando a cotas de identificación intensas, aquí el director ha contado con su hija Alison Eastwood para el papel de descendiente decepcionada y, con Dianne Wiest como canalizadora, representa una reconciliación familiar con la cantidad justa de amargura y palabras.

En un cara a cara de cafetería con tanta tensión acumulada como el de Heat, el principal consejo de Eastwood a un Bradley Cooper que, como agente de la ley, le sigue la pista, es determinante: no cometas los mismos errores; hay muchas virtudes que repetir.

Clint Eastwood aprovecha las horas de carretera para reflexionar sobre su vida y sombras. Si te vienes, la droga la pone él.

SINOPSIS:

'Mula' es la historia de Earl Stone, un hombre de unos 80 años solo y arruinado que se enfrenta a la ejecución hipotecaria de su negocio y al que ofrecen un trabajo en el que sólo tiene que conducir. Pero sin saberlo, Earl acaba de convertirse en un correo de drogas para un cártel mexicano. Earl lo hace tan bien, que su carga aumenta exponencialmente y se le asigna un controlador. Pero ese controlador no es el único que vigila a Earl. La nueva y misteriosa mula de la droga también ha llegado al radar de Colin Bates, un agente de la DEA. Y aunque sus problemas de dinero han desaparecido, los errores del pasado de Earl vuelven a la carga. No está claro si tendrá tiempo para corregir esos errores antes de que los agentes de la ley, o los sicarios del cártel, lo atrapen.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: EE. UU.

DURACIÓN: 116 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Warner

ESTRENO: 08 de Marzo de 2019

Las edades de la mujer a través de los personajes de Meryl Streep

Meryl Streep cumple 71 años y sigue siendo la puta ama de Hollywood…. ¿La razón? (o una de ellas) Elegir siempre papeles de mujeres fuertes, conscientes y valientes.

El desierto de Tabernas, nombrado tesoro del cine europeo

El paraje donde se rodaron la 'Trilogía del Dólar', 'Conan el bárbaro' y muchísimos otros clásicos ya tiene un reconocimiento oficial a su leyenda.

Fallece Lennie Niehaus a los 90 años, el compositor habitual de Clint Eastwood

Unidos por su gran pasión por el jazz, Lennie Niehaus se convirtió en el compositor oficial de las películas de Clint Eastwood como director.

Vídeo del día: Así celebró Clint Eastwood su 90 cumpleaños

Al Gran Anciano de Hollywood no le gustan las fiestas, pero sus hijos se encargaron de que tuviera tarta y velitas, aunque fuese con mascarilla.